Cremas y pomadas caseras con plantas medicinales para cuidar la piel

681 Views 51 Liked

En una época donde parece que todo funciona a través de máquinas y en la que la industria puede crear todo (o casi) como si de algo natural se tratara, son muchas las personas que se han revelado para que, antes de que nos deshumanicemos por completo, recuperemos la esencia de lo natural y la importancia que tiene el cuidado de nuestro entorno para poder seguir viviendo en un mundo sano, donde poder disfrutar de bellos paisajes y de alimentos que nos cuiden por dentro y por fuera.

Hablando de esto, te confieso que, a veces, yo misma me sorprendo de todos los avances que el ser humano ha ido dando y, aunque veo muchas ventajas en todo ello siempre que se utilicen de manera ética, también veo otras que me asustan si no ponemos freno. Por eso, en Aromas de Té nos gusta saber que, de alguna manera, aportamos nuestro granito de arena, utilizando productos que la naturaleza nos brinda, para que personas como tú, las puedan consumir y se cuiden tanto por dentro como por fuera, siempre desde ese momento de placer que supone consumir una infusión de tu gusto, ya sea fría, caliente o, por qué no, templada.

Si nos sigues desde hace tiempo, ya sabes que no sólo nos gusta utilizar las plantas y especias naturales para consumirlas en infusión, sino que también procuramos emplearlas para otro tipo de cuidados. Por eso, hoy queremos centrarnos en cómo utilizar algunas de las plantas medicinales que la naturaleza pone a nuestro alcance, para elaborar cremas y pomadas caseras que nos ayuden a cuidar la piel.

Porque si nuestros antepasados lo hacían y, créeme, he visto recetas muy antiguas que darían la vuelta al producto más caro de la farmacia, logrando el mismo resultado, aunque el producto no sea ni tan aparente ni huela tan bien.

¡Ojo! Con esto no quiero decir que esos productos sean nocivos, pero hay que tener en cuenta que el hecho de querer cuidar nuestra piel no es algo novedoso, que ya lo hacían en la antigüedad y que para ello utilizaban lo que la naturaleza les brindaba. De hecho, son muchos los laboratorios que están volviendo a utilizar sus propiedades para crear productos más naturales.

Así que hoy quiero invitarte a que tu crees tus propias cremas y pomadas caseras; en concreto, haremos 3: una con manzanilla, otra con caléndula y otra con té verde. Pero antes, si te parece, vamos a repasar un listado de las mejores plantas medicinales para cuidarte desde dentro y que eso se note por fuera, en tu piel.

Las mejores infusiones para cuidar tu piel

Por supuesto, hay muchas más plantas medicinales que nos van a ayudar a cuidar nuestra piel desde dentro, para que luzca bonita por fuera, pero he querido detenerme a hablar de las siguientes:

  • Lavanda: por sus propiedades antisépticas y antiinflamatorias

  • Tomillo: por ser un antiséptico natural y fungicida

  • Manzanilla: una planta que no sólo calma nuestros nervios, sino también nuestra piel

  • Aloe Vera: es ideal para refrescar la piel y también, en su uso externo, para cicatrizar heridas

  • Diente de León: gracias a sus propiedades antioxidantes, es ideal para regenerar las células de la piel

  • Té verde: al igual que en el caso anterior, el té verde ayuda a mejorar el aspecto de la piel desde dentro, gracias a la regeneración de las células de la piel

  • Caléndula: se trata de una planta medicinal calmante que, usándola a nivel externo, también es muy buen para ayudar a cicatrizar heridas

  • Menta: además de ser analgésica y antiséptica, gracias a que es una planta muy digestiva, también ayuda a reducir problemas de la piel asociados a problemas digestivos.

Y, ahora sí, vamos con las 3 cremas caseras que te había prometido.

Mascarilla refrescante de manzanilla

Tanto en verano, como durante el resto del año, si no protegemos nuestra piel con crema solar de protección alta, es muy probable que en algún momento suframos una quemadura; mucho más en esos días donde parece que no da el sol y cuando llegamos a casa, nos damos cuenta de que nos hemos quemado.

Tanto para esos momentos, como para refrescar la piel en días de calor o tras noches en las que no hayamos dormido mucho y tengamos la cara hinchada, esta mascarilla refrescante de manzanilla te va a venir fenomenal. Para elaborarla vas a necesitar:

Cuando tengas todos los ingredientes, el primer paso es pelar el pepino, limpiarlo bien y cortarlo en rodajas para, a continuación, pasarlo por la licuadora y reservas el zumo que has hecho. Mientras tanto, pon el agua y las flores de manzanilla a hervir. Cuando llegue a ebullición, apagas el fuego y dejas reposar unos 7-8 minutos para que repose. Pasado este tiempo, cuela la infusión y, una vez retiradas las flores, mézclalo con el zumo de pepino. Ahora ya puedes utilizar esta mascarilla para, con un algodón, aplicarla sobre la cara. Deja actuar durante 10 minutos.

Un consejo: si se trata de aliviar quemaduras de la piel, haz que la mascarilla esté bien fresquita. Ya ves que se prepara rápido y con meterla durante una hora en el frigorífico será suficiente para que sientas alivio inmediato nada más aplicártela.

Por otro lado y si tienes tendencia a tener ojeras o a dormir mal y se te hinchan los ojos al día siguiente, siempre puedes preparar de víspera esta mascarilla y aplicártela a la mañana siguiente, bien fresquita.

Crema hidratante de té verde

En este caso, la crema hidratante casera de té verde está más recomendada para pieles secas o mixtas. Para su elaboración vas a necesitar:

  • 4 cucharas de cera de abeja

  • 1 infusión de té verde

  • media taza de aceite de semillas de uva

  • media taza de aceite de coco

  • 1 cucharada de avena sátiva

Una vez recopilado todo el material, el proceso a seguir es el siguiente: mete en una cazuela todos los ingrediente, a excepción del té verde, y ponla a calentar a fuego lento. Cuando todos los ingredientes se hayan mezclado bien, apaga el fuego y deja reposar. Mientras tanto, vete preparando la infusión de té verde (te recomiendo que la hagas bien cargada, por lo que puedes echar una o dos cucharadas). En este caso, nuestra recomendación es que utilices o té verde matcha ecológico o té verde sencha; este último, por cierto, es conocido como uno de los secretos de belleza de las mujeres japonesas. ¡Por algo será!

Cuando el té ya esté preparado, viértelo en un recipiente y añade la avena sátiva, más 3 ó 4 vasos de agua. Mézclalo todo bien y viértelo en el cazo que habías dejado reposando con el resto de los ingrediente. Pon todo a calentar durante unos minutos a fuego lento y mezcla bien. Cuando empiecen a salir burburjitas, apaga.

Ahora ya tienes lista tu crema. Si quieres que no tenga grumos, puedes pasarla un poco por la batidora. Te recomendamos que dejes reposar la crema durante 24 horas, antes de utilizarla. Se puede conservar bien durante unos días, pero te recomendamos que la dejes en el frigorífico. Para aplicarla, puedes hacerlo cada mañana, después de limpiar tu cara.

Crema casera de caléndula

La caléndula, entre otras propiedades, se caracteriza por ser antiséptica, antibacteriana y exfoliante. Esto hace que la crema de caléndula casera de la que te vamos a hablar sea ideal para limpial tu cara por las mañanas, para eliminar puntos negros o para limar asperezas en pies y codos, principalmente. En definitiva, te ayudará a tener una piel más suave y bonita.

Para elaborarla vas a necesitar:

  • 7 gramos de cera de abeja

  • otros tantos de jojoba

  • 12 gramos de aceite de aguacate

  • el doble de manteca de karité

  • 25 gramos de mantequilla de mango

  • 25 gramos de aceite de caléndula

Una vez consigas todos los ingredientes, su elaboración es muy sencilla. Sólo tienes que poner a calentar todos ingredientes a fuego lento en un cazo y cuando se convierta en una crema, apaga el fuego y viértela en un tarro de cristal.

Esta crema te puede durar perfectamente 6 meses, así que te invito a que cojas una etiqueta, apuntes la fecha y la guardes en un lugar fresco, de manera que puedas utilizarla durante ese tiempo, sin problemas.

Ahora te toca a ti

Ha llegado el momento de que seas tú quien realice sus propias cremas caseras para cuidar la piel. Nosotros te hemos recomendado tres, pero hay muchas más. Puede que, incluso, tengas alguna receta que quieras compartir con nosotros. ¡Será un placer recibirla y compartirla con el resto de lectores!

Como también lo será que compartas este artículo en tus redes sociales o nos dejes un comentario más abajo, para saber qué te ha parecido. ¡Hasta el próximo post!

Leave a comment

Login to post comments