Té Verde Con Limón

775 Views 52 Liked

Soy curiosa por naturaleza. Supongo que, gracias a esto, hoy en día soy como una enciclopedia capaz de contarte curiosidades sobre el mundo del té o del café; dos de mis pasiones en lo que a gastronomía y alimentación se refiere. Una curiosidad que también me ha llevado a buscar el origen del té con limón, ya que no deja de resultar una combinación curiosa, aunque lo tengamos totalmente normalizado a día de hoy.

Así que, investigando e indagando, aunque no puedo decir que haya dado con la clave, mis pruebas me llevan hasta la India, lugar desde donde los ingleses, los que introdujeron el té con limón en Europa, traían su famoso té negro, al que, como acabo de decir, añaden limón o leche, siendo el resultado final igual de delicioso, aunque las propiedades de cada uno sean diferentes.

Y es que, al parecer, fue precisamente desde La India, desde donde llegaron los primeros limones a Europa. Un país donde la medicina natural siempre ha tenido y sigue teniendo mucho arraigo y donde el limón forma parte de esos productos naturales que nunca faltan para reforzar, entre otros, el sistema inmunológico de sus habitantes, pero también es el secreto para mantener una piel bonita y un cabello brillante.

Teniendo en cuenta todo esto, ¿qué te parece si repasamos las propiedades y beneficios del té verde con limón? Esa bebida que puedes tomar todo el año, tanto fría como caliente y que es ideal para comenzar el día con buen pie.

¿Cuáles son las propiedades y beneficios del té verde con limón?


Al igual que sucede con la combinación de 2 productos naturales, en este caso, esta infusión reúne en una sola bebida las propiedades del limón y del té verde, tal y como su nombre indica. ¿Para disfrutarlas? Nada mejor que hacerlo sin añadir edulcorantes. Pero sí, si te gusta más, puedes añadírselo, aunque nuestra recomendación siempre será que sea lo más natural posible, como por ejemplo, en este caso la miel pura, que va genial.

Pero volvamos a las propiedades y beneficios del té verde con limón que, en resumen, son las siguientes:
Te ayuda a hidratar el cuerpo: mientras te aporta vitaminas y minerales, principalmente Vitamina C.
Mejora el aspecto de tu piel: ya que este té aporta una gran cantidad de antioxidantes, que regeneran las células de la piel.
Te ayuda a mantener los niveles de alcalinidad: lo que contribuye a que te resulte más sencillo quemar grasas. Y esto sin olvidar que es un potente diurético natural, por lo que también es ideal para reducir la retención de líquidos.
Te ayuda a reducir el mal aliento: al mejorar tus digestiones, la halitosis se reduce.

Té verde con limón, ¿para qué sirve?


Acabamos de mencionar las principales propiedades y beneficios, pero ¿sabrías decirme para qué es bueno este té? Te dejo algunos de los básicos que conseguirás tomando, de manera regular y sin abusar, infusiones de té verde con limón:
Té verde con limón para la gripe: todos los años llega esa época en la que todos los medios de comunicación anuncian la temida llegada de la epidemia de la gripe. Así que para reducir sus síntomas e, incluso, intentar evitarla, nada como reforzar el sistema imnunológico tomando esta bebida bien calentita. Si ya la tienes, te ayudará a reducir la fiebre de manera natural, así como el dolor de garganta que te puede ocasionar y la halitosis. Además, es la mejor manera de mantenerse hidratado, porque durante la gripe el cuerpo nos pide mucha agua. Del mismo modo, notarás que la “paliza” que suele dar este virus, se reduce considerablemente, gracias al aporte de vitaminas y minerales de esta infusión.
Para la salud digestiva: además de activar tu organismo por las mañanas y ayudarte a eliminar toxinas, el té verde con limón corta la diarrea, gracias a las propiedades astringentes del limón. En este caso, te recomendamos nuestro té rojo con limón. En el caso contrario, el té verde con limón para el estreñimiento se presenta como un excelente aliado, ya que al eliminar toxinas e hidratar el color, también reduces este problema de manera considerable.
Para la salud cardiovascular: como te comentaba antes, esta infusión ayuda a eliminar toxinas y reduce las grasas malas que se puedan acumular en el hígado, lo que hace que el té verde con limón para el colesterol malo se convierta en un enemigo y en un aliado para que tú lo puedas mantener a raya, de manera natural. Por la misma razón, el té verde con limón te ayuda a reducir la celulitis, al ayudarte a reducir esas grasas, pero también por sus propiedades diuréticas.
Para cabello y piel: diversos estudios han demostrado que el consumo de té verde ayuda a reducir el acné, además de dar vitalidad al cabello, al regenerar las células del cuerpo. Si a esto le añadimos el aporte de vitamina C y las propiedades antioxidantes del limón, el té verde con limón para el acné y para lucir una cara bonita, es ideal, lo mismo que lo es para tener un pelo sano y fuerte.

¿Cómo se toma el té verde con limón para adelgazar?


Nada de recetas milagrosas. El té verde con limón para adelgazar es un complemento a una dieta sana, rica en verduras y hortalizas, que se complementan con la cantidad de proteínas que nuestro cuerpo necesita en función de la actividad diaria que hagamos, así como frutas y lácteos (de origen animal o vegetal).

Esto y ejercicio diario o, al menos, dos o tres veces a la semana, es el secreto a voces de una dieta de adelgazamiento que te permite poder llevar una vida normal y no amargarse en el camino. No se puede estar a dieta toda la vida, se trata de crear hábitos.

Pero, entonces, ¿en qué me ayuda el té verde con limón para adelgazar? Es un excelente complemento que te ayuda a quemar grasa y a limpiar el organismo, por eso es ideal tomar de 2 a 3 tazas al día, la primera nada más levantarte. Para esta primera infusión, te vendrá genial el té negro con limón ecológico, que también te ayuda a activar la mente. Si eres de los que desayuna en la oficina, puedes llevarte una pirámide de té negro con limón ecológico, que se prepara fácilmente y no ocupa espacio. Para las otras 2 a media mañana y/o a media tarde. En este segundo caso, te recomendamos tomar el té vede y blanco sorbete de limón, que es más ligero en cuanto a nivel de teína se refiere.

Si sigues estos pasos, el té verde con limón para perder peso será un excelente aliado. ¡No podrás vivir sin él!

Formas de preparar té verde con limón


Tan sencillo como infusionar agua (unos 125 ml por taza) hasta llevarlo a hervir, añadir una cucharadita o dos de té verde con limón en tu tisanera, sobre la que verter el agua que has calentado y dejar reposar 2 o 3 minutos. Si lo quieres tomar frío, te recomendamos que esperes a que la infusión se haya enfriado y, entonces, la metas al frigorífico durante un par de horas. De esta manera no vas a necesitar añadir hielo y estará bien fresquito.

Recetas de té verde con limón


Tomar todos los días la misma infusión, por mucho que te guste, puede llegar a cansar. Para que esto no te sucede, toma nota de las recetas de té verde con limón que tú mismo puedes preparar de manera sencilla:
Té verde con limón frío, tal y como te he explicado unas líneas más arriba. Ideal para combatir la sed en verano.
Té verde con limón y miel: para épocas de resfriados y para aquellos que necesitan endulzar el té, ya que la miel le da ese toque. Utiliza la miel más pura que puedas. Basta con media cucharadita.
Té verde con limón y canela: especialmente recomendable para las mujeres porque les ayuda a reducir los dolores de regla, pero también para aquellas personas que desean levantar su estado anímico, ya que una de las principales propiedades de la canela es ésta última, precisamente.
Té verde con limón y jengibre: al igual que el del té con miel, es ideal para prevenir resfriados o reducir sus síntomas una vez los has cogido. Además, refuerza tu sistema inmunológico y digestivo, en general.
Té verde con limón y bicarbonato: (basta una cucharadita de éste último) para tomar después de comidas copiosas o cuando las digestiones no son especialmente buenas.
Té verde con limón, menta y hierbabuena: a nosotros nos encanta tomarlo en verano, bien fresquito o en invierno, cuando la garganta flojea.
Té verde con limón y naranja: un extra de vitamina C, ideal para cualquier época del año. Se puede tomar frío o caliente. Fresquito, va genial en comidas de verano, porque marida a la perfección con ensaladas y carnes.
Té verde con limón y leche: una especie de batido de frutas, pero mucho más ligero. Queda mejor con leches vegetales que con leches de origen animal; al menos, para nuestro gusto.
Té verde con limón y hielo: la bebida isotónica por excelencia de los deportistas. Pero no hace falta que seas profesional. Basta con que te guste salir a caminar a buen ritmo o tengas la costumbre de ir al gimnasio. Te ayuda a reponer vitaminas y minerales. Reduce la sensación de agujetas.
Té verde con limón y stevia: o con azúcar, a tu gusto. Para aquellos que necesitan un toque dulce, pero no les gusta la miel. También lo puedes poner a modo de decoración en la parte superior del vaso y tomarlo de esta manera, a modo de cóctel.
Té verde con limón y ajo: sólo apto para personas valientes, a las que les gusten los sabores fuertes. Es un excelente remedio para la puesta a punto a primera hora de la mañana. Además, al infusionar el ajo en el agua, el gusto no es tan fuerte. Es diferente; merece la pena probarlo.
Té vede con limón y cúrcuma: similar el té verde con limón y jengibre, con el plus de que la cúrcuma te ayuda a mejorar el estado de ánimo. Así que es ideal para tomar a media mañana o a media tarde, cuando los ánimos empiezan a decaer por el cansancio del día.
Té verde con limón y linaza: para aquellas personas que son especialmente estreñidas, este té les ayudará a ir mejor al baño por las mañanas.
Té verde con limón y aloe vera: ideal para cuidar la piel y el cabello, pero también para mejorar los procesos digestivos. Muy suave y rica. Se puede tomar tanto fría como caliente.

¿Cuándo tomar el té verde con limón?


Nos lo preguntan muchas veces: ¿cuándo es más efectivo el té verde con limón? La respuesta siempre es: depende.¿Por qué? Porque depende del objetivo que te propongas al tomar el té. Por ejemplo, si lo tomas por placer, no importa el momento del día, pero si lo que buscas es poner a punto tu organismo y eliminar toxinas, lo mejor es tomarlo por la mañana. Te ayudará también en el momento de ir al baño y de quemar grasas.

Después de comer, viene genial para los días de comidas copiosas o si, de normal, te cuesta hacer las digestiones. Por último, si tomas té verde con limón antes de entrenar, lo que te aseguras es una dosis de energía y una puesta a punto del cuerpo, que tendrá más predisposición a trabajar y, por tanto, a quemar más grasa.

De noche, si la teína te afecta, te recomiendo que no lo tomes. Es cierto que el té verde no es el que más teína tenga, pero te puede costar coger más el sueño.

Y tú, ¿cuándo lo tomas? ¿Echas de menos algo de información o te gustaría contarnos tu receta de té verde con limón? ¡Somos todo oídos!

Leave a comment

Login to post comments