Variedades de té negro poco conocidas en España

775 Views 52 Liked

Vivimos en un mundo globalizado y, a pesar de ello, todos los territorios (menos mal) siguen conservando su identidad. Identidad que cambia, incluso, de pueblo a pueblo. Esto hace que surjan cosas tan curiosas como que una misma palabra signifique dos cosas diferentes en lugares donde se habla el mismo idioma o que a los productos se les llame de manera diferente, de una provincia a otra.

Sin salir de España, tenemos casos tan comunes como las judías verdes que, por ejemplo, en el País Vasco se les llama vainas. Saliendo de nuestras fronteras, y en relación con el té, en concreto, con el té negro que hoy es el protagonista de este post, hay un punto muy interesante a recalcar: en China, a lo que nosotros llamamos té negro, ellos le llaman té rojo.

Cómo se procesa el té negro

Como ya te contamos en un artículo anterior, el proceso del té es mucho más complejo de lo que algunos puedan pensar. Y aunque hay una cadena básica común a todas las que se cultivan en la actualidad, cada una de ellas tiene sus particularidades.

En el caso del té negro, existen dos tipos de procesados: el método CTC, es decir, el que consiste en romper, desgarrar y envolver; por otro, el método ortodoxo. El primero es el que se suele emplear para elaborar las bolsitas de té de las grandes marcas (normalmente a máquina), el segundo, mucho más respetuoso, es el que da lugar a los tés de mayor calidad, donde el procesado es, en su mayoría o por completo, artesanal.

Pero el proceso no acaba aquí. Tras aplicar alguno de estos dos métodos, a los tés negros se les somete a un proceso de oxidación (siempre controlando la humedad y la temperatura del lugar donde se lleva a cabo esta parte del proceso). En función del nivel de oxidación, la calidad del té también será diferente.

El último paso es el del secado de las hojas de té y la selección de las mismas en función de su tamaño o de la forma en la que llegan a esta última fase: hoja entera, en polvo o rota).

Países donde se produce el té negro

En este caso, China, India, Vietnam y Nepal son los países donde mayor producción de té negro se da y es también de estos lugares de dónde surgen los de más calidad. En este caso hablamos de tés negros puros.

Por otro lado, también están los tés negros mezclados, que también son muy ricos, como es el caso del famoso Earl Grey, al que siempre se le añade bergamota, el Irish o el English Breakfast, que llevan mezclas de otras variedades de té. Por ejemplo, en el caso de este último, Assam y Sumatra.

Por supuesto, también están los tés negros aromatizados. Muchas de nuestras variedades lo son. Es una manera diferente y deliciosa de disfrutar del té negro, al mismo tiempo que lo combinas con otros aromas que casan a la perfección como, por ejemplo, el limón, la canela o los frutos rojos, entre otros.

¿Sabías que en Estados Unidos les encanta tomar el té negro con cítricos? Por ejemplo, allí triunfaría nuestro té negro limón ecológico. Si a ti también te gustan los sabores que te hemos dicho, no dejes de echarle un ojo al té negro canela o al té negro frutos rojos.

Descubre estas variedades de té negro

Puede que en España no sean los más conocidos, pero en sus países de origen gozan de una gran fama.

  • Keemun: también conocido como el té rojo de Quimen, su lugar de origen. Está considerado como uno de los tés negros más exquisitos y el único té negro que entra en el ranking de los tés con más fama de este país. Una de sus principales características es que tiene un sabor suave, algo poco habitual en los tés negros y que su aroma recuerda al de las orquídeas. Dentro de esta gama de té negro, sus variedades más conocidas son el Qimen Gonngfu y el Qimen Mao Feng.
  • Zheng Shan Xiao Zhong: para empezar, es importante señalar que esta variedad ha sufrido una transformación en su método de elaboración, ya que en un principio se ahumaba en madera de pino (como el Lapsang Souchong), pero en la actualidad, su versión no pasa por el proceso de ahumado. También es importante señalar que es una variedad tardía, ya que sus hojas se recogen a finales de mayo, mientras que el resto se recoge en marzo o abril. Al igual que el anterior, tiene un sabor suave, pero con un toque característico a roble y tostado, con un aroma muy agradable a frutas exóticas.
  • Darjeeling: si conoces nuestra tienda, seguro que lo habrás visto más de una vez. Pero es cierto que esta variedad no es una de las que más fácilmente vas a encontrar en otras tiendas de té. Eso sí: a nivel mundial y entre los verdaderos amantes del té, como tú y como yo, es uno de los más apreciados. Debe su nombre a su lugar de origen, aunque, en la actualidad y dentro de la India y zonas colindantes, existen otros puntos donde también se cultivan, pero cada uno con sus propias características. Por ejemplo, en Aromas de Té puedes encontrar el Té Negro Darjeeling TGF0P1 y el Té Negro Darjeeling Himalaya. En líneas generales, se trata de un té contundente, que deja un sabor de boca muy agradable.
  • Dian Hong: también conocido como Yunnan Gold por el color de sus hojas y su lugar de origen, es una variedad de té negro que es perfecta para después de comer, ya que es muy digestivo. A diferencia de otros tés negros, tiene un sabor muy característico suave y dulce, pero con un toque final a pimienta, según se va enfriando en el paladar.
  • Ying de Hong: ¿alguna vez hubieras imaginado que un té negro pudiera ser dulce? Pues en este caso estás delante de uno. Su producción es relativamente joven, puesto que comenzó en 1950, pero ha sabido ganarse el aprecio de los habitantes de China y hoy en día es uno de los tés negros más demandados de este país. Tiene un aroma a caramelo y frutas que lo hace muy particular, frente a otras variedades.

3 formas diferentes de preparar un té negro

Más allá de infusionarlo en agua y añadir, quizá, un poco de leche o un chorrito de limón (sí, al té negro también se le añade) hoy te queremos proponer otros 3 preparados que, seguro, te van a encantar:

  • Con azahar y naranja: añádele dos cucharadas de agua de azahar y dos trocitos de naranja, pero pelada. Verás que el aroma del azahar resulta muy agradable y que el toque de manzana le da un sabor muy especial al té negro. ¡Riquísimo.
  • Con manzana y canela: corta unos trocitos de manzana pelada (si es ácida, mejor que mejor) y un poquito de canela. Estos ingredientes suavizan el té negro, además de darle, en el caso de la canela, un aroma muy agradable. En este caso, también puedes añadir una nube de leche. ¡Delicioso! Perfecto para el desayuno o la merienda.
  • Moras y piña: pero, en este caso, para hacer un té frío y muy agradable, además de lleno de vitaminas. Puedes infusionarlas con el té o, simplemente, que te sirvan de acompañante cuando las tomas. En todo caso, siempre será un tentempié muy agradable.

Y hasta aquí nuestro repaso de hoy por algunas de las variedades de té negro menos conocidas y otros puntos relacionados con esta variedad,como es su origen o preparados diferentes.

¿Te ha gustado? ¿Habías probado alguna de las que te hemos mencionado? Déjanos en comentarios tu opinión y, por supuesto, te invitamos a que lo compartas, de manera que otras personas también lo puedan leer y no olvides mencionarnos. ¡Hasta el próximo post!

Leave a comment

Login to post comments