Pirámides de Té 

Decía Eleanor Roosevelt que “Las bolsitas de té son como las mujeres: nunca sabes lo fuertes que son hasta que se encuentran en agua caliente”. Y es que si algo puede dar mucho de sí, eso es una bolsita de té o pirámide de té, como es su verdadero nombre.

Está claro que el uso más extendido es el de preparar una infusión, pero también se utiliz...

Decía Eleanor Roosevelt que “Las bolsitas de té son como las mujeres: nunca sabes lo fuertes que son hasta que se encuentran en agua caliente”. Y es que si algo puede dar mucho de sí, eso es una bolsita de té o pirámide de té, como es su verdadero nombre.

Está claro que el uso más extendido es el de preparar una infusión, pero también se utilizan para remedios caseros en cosmética, como ambientadores naturales en un armario con ropa y en otros menesteres del hogar que, si sigues leyendo, te contaremos. Pero, ¿sabes qué es lo mejor de estas pirámides de té? ¡Lo cómodas que son! Y que se pueden utilizar en cualquier momento, lugar y ocasión.

Si las sueles utilizar habitualmente, no hace falta que te lo digamos, pero si sueles tomar el té a granel, te invito a que lo hagas de vez en cuando también en este formato. Sé que cuesta cambiar costumbres, pero, piénsalo bien: cuántas veces, estando de vacaciones en un hotel o cuando estás trabajando y no tienes opción de ponerte a preparar un té en las condiciones idóneas para hacerlo como lo haces en tu casa, ¿no te hubiera gustado poder hacerlo? Si la respuesta es “muchas”, te invito a que te animes a probar las pirámides de té.

Beneficios de usar pirámides de té

Aquellas personas que están acostumbradas a tomar el té a granel siempre tienen muchas dudas sobre las bolsitas de té. ¿Por qué? Principalmente, porque consideran que el sabor es muy diferente a cuando lo tomas a granel y, sin embargo, eso no es cierto del todo. Y digo del todo porque es cierto que, en parte, depende de si el material que se utiliza para elaborar la pirámide de té deja pasar todas las propiedades de las hojas de té que se incluyen en ella, así como de las calidad de esa materia prima.

Pero si te paras a pensar, sucede exactamente lo mismo con el té a granel: si el infusor que se utiliza  es muy opaco, o todo lo contrario y si el producto que se utiliza no es de calidad o no se ha conservado en buenas condiciones, entonces, el té tampoco sabrá igual. Así que, en ese sentido, estamos en las mismas. Y, sin embargo, usar bolsitas de té, al igual que a granel, también tiene sus ventajas. Toma nota:

  • Su preparación es rápida y sencilla: ni siquiera necesitas un vaso especial; puedes hacerlo en uno normal, en una taza o tisanera, pero también en termos o vasos herméticos.
  • Puedes llevarlas contigo donde quieras, por supuesto, siempre y cuando las lleves en un lugar donde no vayan a ser dañadas, pero cualquier bolso, mochila e, incluso, el propio bolsillo del pantalón pueden servir para llevar una bolsita de té y tomarla allá donde más te plazca.
  • Puedes introducir tu mismo el té que quieras en ellas (luego te contamos cómo) y hacer tus propias combinaciones. En Aromas de Té tenemos más de 200 variedades, pero está claro que no puede llover al gusto de todos.
  • Se pueden reutilizar, principalmente para otros usos, pero también para volver a hacer otro té (si bien no es lo más recomendable; luego hablamos de eso).
  • Manchan menos que el té a granel, porque utilizas menos utensilios, pero también porque una vez las usas, las tiras a la basura y listo, no tienes que andar peleándote con las hojas que quedan pegadas al infusor.

Son unos cuántos motivos para, al menos, probarlas y ver si te gustan para usarlas de vez en cuando, ¿no crees?

Historia de las bolsitas de té

Reconozco que ésta es una de mis historias favoritas relacionadas con el mundo del té y, ¡mira que hay historias curiosas! Bueno, la primera de todas, el propio descubrimiento del té y...ésta...tiene un matiz parecido, ya que su uso fue fruto de la casualidad.

Su, sin querer, inventor, el comerciante de té Thomas Sullivan pensó que en esas bolsitas (por cierto, en forma de saco en aquella época) eran la mejor manera de enviar las muestras de té a sus clientes por todo el mundo. Cuando las recibieran, sólo tenían que sacar esas hojitas de la bolsa y preparar su té como lo habían hecho siempre.

Sin embargo, la casualidad quiso que todas o la mayoría de las personas que recibían estas muestras consideraran que preparar el té directamente desde esa bolsita era mucho más cómodo que hacerlo a la manera tradicional y así fue como, poco a poco, y sin quererlo, ese uso se extendió. Corría el año 1904.

Materiales y formas de las bolsitas de té

¡Han pasado más de 100 años y las seguimos utilizando! Eso sí, ni el material con el que están hechas, ni la forma, sigue siendo la misma, aunque sí su modo de utilización. Cuando se comenzaron a hacer famosos estas bolsitas del señor Sullivan, las mismas se elaboradas con seda y, por cierto, se llamaban colatés. .

Como sucede con todo lo nuevo, siempre tiene que haber personas que lo critiquen, así que ante la queja de los más puristas que afirmaban que la tela de la seda era demasiado fina, Sullivan la cambió por gasa, algo que parece que les convenció más. Hasta que en 1930 llegaron las bolsas de sellado térmico elaboradas con fibras de papel, de la mano de William Hermanson.

Su uso comercial despegaría a partir de la década de los años 50 y, desde entonces, se han ido probando diferentes materiales y también formas. De hecho, hoy se pueden encontrar, prácticamente de casi todas las formas, aunque la mayoría de ellas son rectangulares o en forma de pirámide. 

Y, ¿sabes qué? Esa diferencia tiene una explicación clara: las bolsitas rectangulares, normalmente, contiene restos de las hojas de té o éstas han sido machacadas, sin embargo, en las bolsitas de té en forma de triángulo, las pirámides de té, las hojas entran enteras y, por tanto, el sabor, el aroma y, la calidad, en general, son mejores. Por eso, en Aromas de Té sólo encontrarás este tipo de formato.

Variedad también encontramos en los materiales que se utilizan. La más extendida es la de papel, que se suele hacer con fibras vegetales, pero también se siguen elaborando en seda, o en nailon. Muchas de ellas se cierran con una grapa y otras con una cuerda, siendo éste último el método más higiénico a la hora de introducir la bolsita en el agua caliente.

¿Se pueden reutilizar las bolsitas de té?

Esa suele ser la pregunta que nos hacen muchas veces. ¿Se puede? Sí, una vez más se pueden reutilizar, pero lo cierto es que el té o la infusión que prepares con ella no tendrá la misma intensidad, ni el mismo sabor.

Otra cosa es que reutilices esa bolsita para otros fines y, de esta manera, la aproveches doblemente. ¿Quieres saber cómo puedes reutilizar las bolsitas de té? Te lo cuento a continuación, porque te vas a sorprender de todos los usos que se le pueden dar.

Otros usos de las bolsitas de té

Comencemos hablando de los usos en cosmética. ¿Sabías que las bolsitas de té pueden ayudarte a bajar la inflamación de las ojeras de manera natural? Ponte en situación: has pasado la noche anterior de fiesta y te ha tocado madrugar o, por el motivo que fuera, te has dormido llorando o te ha sido muy difícil conciliar el sueño esta noche. El resultado al día siguiente es el mismo: sueño y ojeras. ¿Qué haces? Te preparas un té verde o un té negro en pirámide que te despierte el espíritu y la mente, y cuando retires las bolsitas las dejas en un platito hasta que se templen. Entonces, las colocas sobre tus ojos y dejas unos 5-10 minutos. ¡Ya verás cómo tu aspecto es mucho más saludable y el hinchazón de las ojeras será sólo un recuerdo! ¡Y no necesitas maquillaje!

Pero no sólo eso, también puedes reutilizar el contenido de las bolsitas de té como abono natural para las plantas. Barato y ecológico. ¿Alguien da más? Si las bolsitas no llevan grapas y son de material biodegradable, entonces las puedes plantar directamente.

¿No soportas los malos olores? Las bolsitas de té, una vez que se han utilizado y se han enfriado, tienen el mismo efecto que el bicarbonato de sodio: absorber los olores. Así que si quieres eliminar aquellos que te molestan en el armario de los zapatos (siempre que no sea muy grande, en ese caso necesitarás varias juntas) o en una zona concreta de la cocina o del frigorífico, por ejemplo, las bolsitas de té te resultarán de gran ayuda.

Si tienes los pies hinchados después de un día de calor o de haber caminado mucho y, además, te huelen mal, mete las bolsitas de té en un cubo donde poder limpiar tus pies y notarás su efecto antiinflamatorio y de absorción de malos olores.

Prepara tus propias bolsitas de té

Porque variedades de té hay muchas, pero gustos muchos más, no siempre se puede tener el té o infusión exacta que no gustaría, a menos de que lo preparemos nosotros mismos. ¿Que cómo lo puedes hacer? Muy fácil: sólo necesitas hacerte con nuestras bolsitas de té, rellenarlas con el o los tés que tú quieras y cerrar la cuerdita. Son sencillas de usar y muy cómodas de llevar.

De esta manera tendrás la cantidad de té que desees y del sabor exacto que desees. Y si tan sencillo resulta, ¿qué te parece hacerle un regalo a alguien? ¿Quizá a los invitados de tu boda? ¿A los clientes de tu consulta? Sólo tú conoces a la perfección a esas personas. Quedarás muy bien y te llevará mucho menos tiempo del que piensas.

Dónde comprar bolsitas de té

Estás en el mejor sitio para hacerlo. Sólo tienes que seleccionar aquella o aquellas que te gustaría tener en tus manos, para tomarla en casa o allá donde vayas. En un par de clics y 24 o 48 horas las tienes en casa, con portes gratuitos a partir de 20 euros. ¡Casi tan sencillo como tomarte una buena infusión preparada con las pirámides de té o también llamadas bolsitas de té!

- Leer más -- Leer menos -
Hay 61 productos.

Subcategorías

por página

Rooibos, frambuesas liofilizadas, pétalos de rosa, piezas de vainilla, aroma.   7 a 10 min. 100ºC

 Rooibos, hojas de eucalipto, cáscara de naranja, flor de azahar y aroma natural. 7 a 10 min. 100ºC

Té negro (36%), trozos de canela, rodajas de raíz de cúrcuma (10%), trozos de jengibre, anís, pimienta negra, clavo, semillas de cardamomo, chiles, cardamomo entero. 3 a 5 minutos 100ºC

Menta, regaliz y anis.   7 a 10 min.100 grados

Disfruta del sabor y las propiedades del té Oolong Formosa Semi Fermentado donde y cuando quieras, con estas prácticas bolsitas de té. Digestivo y estimulante, es ideal para tomar por la mañana o al mediodía. Té Oolong Formosa semi fermentado.  2 a 3 minutos.  75 grados.

Especialmente indicada para tratar problemas digestivos, la manzanilla, además, también ayuda a combatir los dolores de cabeza esporádicos de manera natural, es ideal para reducir los síntomas premenstruales y para poner a raya el colesterol o, simplemente, disfrutar de una infusión relajante y sedante en cualquier momento del día.Manzanilla ecológica....

De sobra conocida por sus propiedades tranquilizadoras, la tila también se caracteriza por ser una planta digestiva y que ayuda a mejorar problemas derivados de afecciones respiratorias, como el resfriado o la gripe. Su aroma es suave, al igual que su sabor.Tila  de 7 a 10 min  1 Cucharada de Café 100ºC

Té negro, canela, anís, jengibre, clavo, pimienta negra, achicoria, semillas de cardamomo, cardamomo. 3 a 5 min.100º

Cargado de vitaminas y minerales, este té es ideal para tomar durante el desayuno, a media mañana o a media tarde. Se puede infusionar con agua o leche y, gracias a su formato en pirámides, podrás llevártelo donde quieras.Té negro, cáscara de naranja y aroma natural.  3 a 5 Min.  100ºC                                                 

  Rooibos, mate, limonaria, lemon grass, raíz de regaliz, trozos de jengibre, pimienta rosa, flores de caléndula, hojas de hierbabuena, cáscara de limón, pimienta negra y aromas naturales.   5 a 8 min.   100ºC

  Rooibos, pasas, virutas de coco, pétalos de rosa, trozos de frambuesa, arándanos, flores de aciano y aroma natural.   5 a 8 min.   100ºC

  Té verde China Chun Mee Ecológico.  3 a 5 Min.  75ºC   

Mostrando 1 - 12 de 61 artículo