Teteras 

Una buena tetera es la guinda a una materia prima de primera calidad - en este caso, el  o las infusiones elaboradas de manera artesanal y con productos naturales y ecológicos, sin aditivos – y agua sin gas, procedente de un buen manantial y en la cantidad y temperatura justa, dicen los sommeliers de té, son las claves para preparar un buen t...

Una buena tetera es la guinda a una materia prima de primera calidad - en este caso, el  o las infusiones elaboradas de manera artesanal y con productos naturales y ecológicos, sin aditivos – y agua sin gas, procedente de un buen manantial y en la cantidad y temperatura justa, dicen los sommeliers de té, son las claves para preparar un buen té.

Según coinciden en explicar todos ellos o, al menos, la gran mayoría, no vale cualquier tetera para elaborar té - siendo las de porcelana las preferidas por ellos- sino que, por ejemplo, las teteras de porcelana son las mejores para extraer todo el sabor a los tés chinos y las menos porosas, por su parte, son las más adecuadas para elaborar tés de procedencia India.

Otra de las cosas que coinciden en señalar los sommeliers de té es que, para que no se mezclen los sabores y se extraiga toda la esencia de cada uno de ellos cuando se toman, no se deberá utilizar la misma tetera, no al menos, si no se ha lavado antes (más adelante explicaremos cómo hacerlo).

Así que, ya lo ves, detrás de una tetera hay muchas historias y secretos. Precisamente, con el origen o la historia de las teteras queremos comenzar el siguiente punto. ¿Nos acompañas?

Historia de las teteras

Tal es la importancia y tradición de la tetera en la elaboración del té, que las hay incluso históricas, y que tienen un gran valor económico, como es el caso de tetera de barro Yixing, una de las más famosas de China, que se elaboró durante los años de la Dinastía Sung (960 y 1279 de nuestra era).

Siglos más tarde, concretamente en el XIX, llegarían a Europa, donde se harían famosas, pero la calidad de estas últimas no sería la misma que las originales, puesto que las de la Dinastía Sung se elaboraban con el famosos barro morado de la región china de Yixing.

Seguro que estás pensando, “¿pero no hubo teteras en Europa hasta esa época?”. Sí, sí que las hubo, pero no fueron de las que acabamos de hablar, sino de las que en el siglo XVII y de la mano del Emperador Kang Xi, llegarían hasta el viejo continente, conocidas como las teteras de Yixing y que se hicieron especialmente famosas en Portugal, Holanda y Alemania.

Tal fue el éxito de estas teteras, que la evolución de las mismas en Europa fue realmente rápida. Si al comienzo eran pequeñas, redondas y procedentes de China, fueron los artesanos ingleses los que, a la vista del éxito de las mismas, comenzaron a fabricar sus propios modelos, en una tierra donde el té también es sagrado: el negocio estaba asegurado.

Y tanto que lo fue: ellos dejaron de lado el barro, para elaborarlas en porcelana. Un material que, tal y como se ha demostrado, es de los mejores para preparar un buen té, según las normas de los expertos en la materia. Además, aunque al comienzo representado en las mismas tenía los símbolos de las criaturas mitológicas chinas, poco a poco se fueron imponiendo los dibujos de estilo neoclásico y rococó.

Hoy en día, hay casi tantos tipos y estilos de teteras, como gustos. Sin embargo, preparar el té en cada una de ellas no tiene nada que ver y, tal y como hemos dicho al comienzo, los expertos aconsejan utilizar unas u otras, en función del tipo de té que se vaya a preparar.

Tipos de tetera

El listado es amplio, pero lo podemos dividir en tres grandes bloques: teteras según su material y teteras según su origen.

  • Por material: aunque probablemente haya muchos más, las más demandadas son las de porcelana, las de cerámica, hierro y cristal. Cada una de ellas tiene unas características diferentes, pero todas son perfectas para preparar un buen té, siempre y cuando se tengan en cuenta los elementos que hemos mencionado al comienzo de este texto: calidad, cantidad y temperatura del agua; calidad de la materia prima y el tiempo que se deje preparando y reposando la infusión.
  • Por su modo de uso: en este apartado, las opciones son aún mayores, pero las que más se venden son las eléctricas, por su comodidad; las de inducción por ser las placas de cocina que más se utilizan en los últimos años y, por último, las de émbolo y las de filtro, para aquellos que desean preparar de manera sofisticada, sin que esto impida que también sean fáciles de utilizar.
  • Por origen: como hemos dicho hasta el momento, las teteras comenzaron en China y que suelen ser de barro o porcelana, pero no es el único país donde el té forma parte de la tradición, por lo que también son muy famosas las teteras japonesas, que son las de hierro, bajitas y ovaladas; las árabes, que suelen estar elaboradas en acero y plata y las de la India, que suelen ser de bronce.

Cómo elegir tetera

Al igual que cada tipo de té tiene unas características concretas, lo mismo sucede con las teteras. Por eso y aunque también te puedes hacer con ellas, simplemente, por el hecho de que te guste una o un tipo de ellas en concreto, lo cierto es que sí que hay ciertos aspectos que deberías tener en cuenta si de verdad quieres preparar un buen té.

En el caso de que seas de las personas que, habitualmente, toma té negro o infusiones, la opción más recomendable son las teteras de cerámica o porcelana. ¿Por qué? Porque son las que mejor conservan el calor. Eso sí, cuando vayas a tomar un té o una infusión caliente, te recomiendo primero, que calientes un poco más de agua de la que vas a necesitar y, en segundo lugar, que viertas un poco de ese agua sobrante y ya caliente en la tetera, de manera que ésta se vaya calentando y lo vuelvas a tirar. La segunda vez que eches el agua, ahí sí, que sea la que vaya a infusionar con el té negro o la infusión que hayas escogido.

Si eres más de té verde o té blanco, en ese caso, las teteras de vidrio son una buena opción, ya que se trata de tés que no requieren que el agua se conserve a altas temperaturas. De hacerlo, la tetera se podría ver dañada. Caliente sí (70 grados), pero no a la temperatura que necesita el té negro (100 grados).

Y llegamos a las teteras de arcilla. Éstas, a diferencia de las dos mencionadas hasta el momento, podrían valer para cualquier tipo de té, especialmente si hablamos de aquellas procedentes de la región china de Yixing, elaboradas, como ya hemos dicho, en arcilla morada. Por eso, este tipo de teteras han dado la vuelta al mundo, por la porosidad de las mismas. Precisamente, desde este país, son los tés negros y oolong los que se preparan en este tipo de teteras.

Las teteras de hierro fundido, tradicionales de Japón, son ideales para tés verdes japoneses, como el té verde Sencha o los tés de Tres Años, Bancha y Kukicha. Son teteras que conservan a la perfección el calor, por lo que, al igual que en el caso de las teteras de arcilla, éstas también podrían ser utilizadas para infusiones o tés negros.

Limpieza de la tetera

¿Que por qué te hablamos de cómo se debe limpiar una tetera? Porque lo que muchas personas no saben es que, a pesar de la fortaleza de muchas de estas teteras en lo que al material con las que están elaboradas se refiere, la conservación de sus características, no lo son tanto. Pero, ¡tranquila! No te voy a contar nada complicado.

De hecho, una vez más y como sucede en muchos aspectos sobre el té, los expertos en la materia no siempre se ponen de acuerdo, pero lo cierto es que muchos coinciden en señalar que lo mejor para lavar una tetera y conservarla, es enjuagarla sólo con agua. ¿La razón? El jabón podría dejar restos y eso se reflejaría en el sabor del té.

Uno de los problemas de las teteras es que, por lo general, la mayoría de las personas utiliza aguas duras para hacer su té (el agua del grifo, para entendernos) y éstas suelen tener restos de cal y otras sustancias que hacen necesario el uso de otros productos, pero siempre naturales.

Por ejemplo, puedes poner a hervir agua, llenar tu tetera hasta la mitad y la otra mitad la llenas con vinagre blanco y dejas hervir durante 20 minutos, tiempo suficiente para que el sarro acumulado se evapore.

Puedes hacer lo mismo, pero utilizando zumo de limón, que tiene unas propiedades muy similares a las del vinagre a la hora de limpiar las teteras o bicarbonato de sodio, con el que harás una pasta junto con el agua. Pasado el mencionado tiempo, vuelve a limpiarla sólo con agua para que no queden restos de bicarbonato.

Sea cual sea tu modo de limpiarla, cuida siempre de tu tetera y, por supuesto, de vez en cuando...¡incorpora alguna de las nuevas teteras que te vamos proponiendo ;) !

- Leer más -- Leer menos -
Hay 6 productos.

Tetera de cerámica de capaciad de 0,20l.  con cuenco de cerámica.

Si quieres hacer que tu té sea aún más especial, usar esta tetera de émbolo con capacidad de 0.75 L será tu mejor aliado. Con ella podrás servir hasta seis tazas de té, infusión o café y compartir tu bebida favorita con las perosnas que quieras.

Al más puro estilo oriental. Así es como es esta tetera de hierro de fundido que puedes tener en tu casa en 24/48 horas. Ideal para cuando tienes visitas especiales o, simplemente, para disfrutar de ella en el día a día, en familia o en solitario, ya que tiene una capacidad para 0. 25 L. La misma se puede utilizar en placas de inducción, en vitrocerámica...

Tetera de émbolo con capacidad de 0.35L. Capacidad para dos tazas de té,infusión o café.

Tetera de cristal para la infusión de rosas de té e infusiones que florecen con filtro de acero inoxidable. Con capacidad para 0,45 litros, es ideal para una sobremesa o una merienda especial. Tus invitados estarán encantados con el espectáculo, pero también con el sabor del té que les des a probar. 

Para sorprender a tus invitados o para hacer un regalo elegante y original. Cualquiera de estas opciones es válida para hacerte con esta tetera de cristal con la que podrás realizar infusiones de rosas de té que florecen dentro de la misma o, simplemente, infusiones comunes. La misma cuenta con filtro de acero inoxidable para que no pasen restos de...

Mostrando 1 - 6 de 6 artículo