Remedios caseros con té y otras plantas medicinales para cuidar tu piel

1320 Vistas 50 Liked

Sabiduría popular. ¿Sabes hasta qué punto la admiro? Es cierto que, en más de una ocasión y ahora que tenemos a nuestra disposición toda la tecnología a nuestro favor para saber más sobre el cuerpo humano, se han ido desterrando algunos mitos que se tomaban por buenos.

Pero tampoco podemos olvidar, que la base de muchas investigaciones científicas nace de esta sabiduría. Aquella que se ha basado en los productos que la naturaleza ponía a su disposición, para tratar las enfermedades comunes, dolencias recurrentes o mejorar nuestro estado anímico y físico, a nivel interno y externo.

Y, precisamente, entre esos productos, se encuentran las plantas medicinales, de cuales, como podrás imaginar, la que más nos gusta es la Camelia Sinensis y los diferentes tipos de té que se elaboran con ella.

Su uso, junto con una alimentación sana y equilibrada, acorde a nuestro estado físico y a nuestro ritmo de vida y, por supuesto, unida al ejercicio y descanso  (porque sí, éste último también es esencial si queremos estar bien por dentro y por fuera), son para las personas que componemos el equipo de Aromas de Té, el mejor remedio para gozar de una buena salud.

Este tipo de plantas, como bien sabes, se pueden utilizar para mil y una circunstancias. Sin embargo, hoy quiero centrarme en una: el cuidado de la piel y aquellos tés y plantas medicinales que nos ayudan a conseguir lucir una piel bonita y sana.

Por eso, en este post me voy a referir a aquellas más indicadas para lograrlo, así como algunos remedios caseros, muy fáciles de hacer, que tú misma podrás probar en casa y olvidarte, si así lo deseas (salvo que el médico especialista te diga lo contrario) de adquirir cremas o pastillas industriales.

Las 5 mejores plantas medicinales para cuidar tu piel

Está claro que son muchas más, pero las más utilizadas por las propiedades y beneficios que aportan a nuestra piel, son las siguientes:

  • Manzanilla: cuyo propiedad principal es que es antiinflamatoria y calmante. Por esta razón, se emplea para reducir los problemas ocasionados por las quemaduras (principalmente las del sol), pero también para la urticaria, ya que ayuda a calmar el picor. En ambos casos, se recomienda infusionar la manzanilla y una vez se haya enfriado, empaparla en una gasa limpia o algodón y aplicarla sobre la parte de la piel que se requiera. Los efectos se notan enseguida. Por último, cabe señalar que gracias a sus propiedades antiinflamatorias, también es un excelente y barato remedio natural para disminuir las ojeras. En este caso, sólo tendrás que infusionar 2 bolsitas (1 para cada ojo) y pasados 5 minutos, con cuidado de que no quemen, te las pones sobre las ojeras. A los 5-10 minutos verás el resultado.
  • Caléndula: al tratarse de una planta humectante, es ideal para aquellas pieles secan que necesitan una dosis extra de hidratación. Tomar una o dos infusiones diarias de esta planta medicinal y aplicarte, una vez al día, un algodón empapado en esta infusión por las partes más secas de tu piel, te ayudará a mantenerla hidratada. Además, la caléndula también se emplea para cerrar de manera más rápida y eficaz las cicatrices de la piel.
  • Hibiscus (flor de Jamaica): además de ser una infusión de agradable sabor y hermosa a la vista, esta planta medicinal también se encuentra dentro del listado de plantas humectantes, por lo que es ideal para aquellas personas que tengan la piel seca. Además, gracias a que aporta vitamina C, B y A y tiene propiedades antioxidantes, ayuda a ralentizar el envejecimiento de la piel y a regenerar las células de los tejidos.
  • Rosa mosqueta: sin duda, es una de las grandes conocidas por sus propiedades cicatrizantes, pero éste no es el único beneficio que aporta la rosa mosqueta, ya que también contribuye a suavizar la piel, especialmente cuando ésta está muy seca y a reducir las manchas de la piel; por ello, se suele recomendar en mujeres embarazadas, para evitar las posteriores estrías o manchas relacionadas con este periodo de su vida.
  • Té verde: debido a sus propiedades astringentes, cada vez que tomamos una taza de auténtico té verde, (como el que puedes encontrar en nuestra tienda online o en cualquiera de los mercados que visitamos) estarás contribuyendo a limpiar tu cuerpo de toxinas y, por tanto, tener una piel mucho más bonita, al dejar éstas de acumularse en la piel.

2 remedios caseros con plantas medicinales para cuidar tu piel

Hasta ahora te he mencionado las mejores infusiones de plantas medicinales para tomar de manera continua y, así, contribuir a mejorar el aspecto de tu piel. Pero es que además de tomarlas o aplicarlas en algodón sobre la piel, también puedes hacer tus propios remedios de cosmética natural con estas plantas.

De todos los que se elaboran habitualmente, yo he seleccionado dos, los cuales podrás hacer sin problemas en casa y de manera muy sencilla. Te invito a tomar nota:

Mascarilla de hibiscus: me ha parecido muy adecuada, ya que además de ayudarte a cuidar la piel, te deja un agradable aroma.

La he extraído de 'Toma tu spa' y para que tú la puedas hacer en casa sólo vas a necesitar:

  • 1 taza de flores de hibiscus (que puedes comprar en nuestra sección de infusiones frutales)
  • Medio vaso de leche
  • 2 cucharadas de glicerina (que puedes encontrar en cualquier herbolario).

Una vez tengas todo el material, cuece todos los ingredientes hasta que espese. A continuación, cuela los ingredientes y cuando esté fría, haz una prueba de alergia en una de tus mejillas y espera unos minutos. Si pasado ese tiempo no sientes picores, puedes seguir aplicándola por toda la cara, ya sea con una brocha de maquillaje o con los dedos. Una vez aplicada por toda la cara (salvo los ojos y los labios, claro está) déjala actuar durante 20 minutos y, después, aclara la piel con agua tibia para retirar la mascarilla. Si te sobra algo, puedes conservarla en la nevera durante 2 semanas y repetir la operación 2 veces por semana.

Con ella conseguirás reducir las manchas de la piel, cerrar poros, terminar con el enrojecimiento de la piel y harás una limpieza eficaz a la piel. Por supuesto, tendrás la piel hidratada.

Tónico de té verde y miel: cuyo objetivo no es otro que el de rejuvenecer la piel y ralentizar el proceso de envejecimiento de las células. Una idea que he extraído de el diario El Universal de México y para la cual vas a necesitar los siguientes ingredientes:

  • Té verde, en este caso, te recomiendo el matcha por sus propiedades y porque resulta más sencillo de utilizar (el equivalente a una taza de té normal; unos 125 ml).
  • 1 cucharada de miel pura

Una vez tengas los 2 ingredientes (el té, por supuesto, tendrá que estar infusionado) mézclalos bien, haz la prueba de la alergia, tal y como he comentado en el remedio anterior y si todo va bien, aplícala sobre la piel (a ser posible, con una brocha de maquillar limpia) y deja actuar durante 20 minutos. Después, limpia la piel con agua tibia y aplícate una crema hidratante rica en vitamina E para culminar el proceso.

Puedes hacer este proceso una vez a la semana. Notarás la piel más luminosa y joven.

Ahora te toca a ti. ¿Sueles hacer este tipo de cremas caseras? ¿Quieres compartir alguna receta con nosotros? Nos encantará saberlo mediante un comentario que nos dejes más abajo. ¡Gracias y hasta el próximo post!

¿Qué te ha parecido? Deja tu opinión.

Date de alta para poner tu comentario