Recetas de mocktails con infusiones o té y otras especias

1377 Vistas 48 Liked

Mucho más conscientes de la importancia de cuidar de su salud. Así es como definen los estudios a las personas entre los 25 y los 45 años. Y es que si la frase 'Mens sana in corpore sano' tiene más de 20 siglos de antigüedad, a lo largo del tiempo, no siempre se le ha dado la importancia que se merece a la salud o, al menos, no se hace en la medida de lo que se hace hoy en día.

No es de extrañar: hoy podemos decir que tenemos tiempo para el trabajo y para el ocio, pero no siempre ha sido así. Por lo que a pesar de que siempre se ha buscado tener buena salud, hoy más que nunca, la gente se ha dado cuenta de que la vida sedentaria no es buena compañía y de que si bien es cierto que una alimentación sana y equilibrada es básica a la hora de cuidarse, también lo es hacer deporte y hacerlo de manera regular.

Por la misma razón, tampoco nos llama la atención que se tiendan a reducir las comidas y costumbres poco sanas y que se vayan cambiando por otras mucho más saludables. Dentro de esta tendencia están los mocktails y, precisamente, de ellos te quiero hablar hoy.

¿Qué es un mocktail?

En realidad, no se trata más que de cócteles sin alcohol. Está claro que esto no es nada nuevo porque los mismos se sirven desde hace años en los bares, pero el auge que se está viviendo en los últimos tiempos ha hecho que se conviertan en tendencia gastronómica y una de las principales opciones en las noches de ocio.

Y no, no es una bebida pensada para los niños, sino para aquellos adultos que quieren prescindir del alcohol, pero quieren seguir disfrutando del sabor de esos cócteles. ¡Y vaya que si se puede! La lista es realmente larga.

De hecho, se han hecho versiones sin alcohol de algunos de los cócteles más famosos. En estos casos, se sustituye el alcohol por bebidas como la tónica o la gaseosa, pero también por tés e infusiones, tal y como te vamos a mostrar hoy.

Aunque los sabores pueden ser muy diferentes, todos (o la mayoría) tienen en común que utilizan frutas para darles sabor dulce o ácido a estos combinados. 

Una curiosidad, ¿sabías que en lengua inglesa también se les denomina 'Virgin drinks' (bebidas vírgenes)? Sin embargo, en castellano no existe tal término, así que, o se utiliza mocktail o, simplemente, se pide 'sin alcohol'.

4 ejemplos de mocktails con infusiones y especias

Pero vamos a lo verdaderamente interesante: la elaboración de un mocktail. En realidad, lo puedes hacer de la manera que a ti se te ocurra y...quién sabe, ¡igual lo puedes hasta patentar! Pero, mientras tanto, te invito a que pruebes a hacer los que te voy a mencionar a continuación:

1. Cóctel con lychees y Milky Ooolong. Extraído de la web Cubaneando con Mario, este té tiene unos toques muy orientales, ya que la base del mismo es un té chino y una fruta típica de país, cuyo sabor recuerda a las uvas.

Para elaborarlo vas a necesitar: 2 lychees, 40 ml de Milky Té Oolong, media lima, agua con gas o gaseosa y hielo. 

Una vez tengas todos los ingredientes (los lychees los encuentras en la sección de frutas del mundo o en comercios de alimentación china, sin problemas), los pasos a seguir son los siguientes: cogemos un recipiente ancho e introducimos los lychees, que aplastaremos con un mortero, con el objetivo de extraer su jugo. A continuación, añadimos a ese almíbar el zumo de la lima y lo colamos, para que sólo se quede el líquido de ambos productos.

Metemos este líquido, más la infusión del Milky Oolong previamente preparado, en una cóctelera y añadimos los hielos (si están picaditos, mejor que mejor) y agitamos. Ya sólo nos queda añadir la gaseosa al gusto y dejar enfriar para servir.

2. Mocktail de té chai. Este es uno de los preferidos de los amantes del té, porque realmente pueden tomarlo frío, como si de un cóctel con alcohol se tratara, pero con los beneficios de que es una bebida muy saludable.

Para elaborarla vas a necesitar: 1 vaso de agua, 1 cucharada de té negro, medio vaso de leche, medio clavo, 1 vaina de cardamomo, canela en rama y media cucharada de jengibre, 1 cucharada de semillas de hinojo, hielos pequeños y, si lo deseas, azúcar al gusto.

Cuando hayas reunido todos los ingredientes, tienes que infusionar, durante unos 10 minutos, el té negro con las especias. Pasado este tiempo, añade la infusión en una coctelera, la leche y los hielos al gusto. Agita fuerte y deja enfriar.

A la hora de servir puedes optar por añadir algunos granos de las especias que has utilizado y queda muy bonito una rama de canela sobre el vaso de cóctel. 

Además, si tienes prisa y necesitas preparar algo rápido, en lugar de utilizar sólo té negro, ten a mano nuestro té negro chai o rooibos chai si no quieres que contenga teína y evita poner todas las especias. Eso sí, te recomendamos que si optas por esta última opción, añadas un poco de jengibre y la ramita de canela para que le den más sabor y, sobre todo, aroma. 

3. Agua de Jamaica. Este cóctel sin alcohol es muy conocido en todo el mundo, especialmente en la parte de América Latina. Su origen se asocia a México, pero lo puedes encontrar en otros países. Es ideal para refrescarse en cualquier época del año y son muchas las personas que lo toman a modo de aperitivo e, incluso, como postre o en el desayuno.

Su elaboración es muy sencilla; sólo vas a necesitar los siguientes ingredientes: media taza de infusión de hibiscus1/3 de infusión de jengibre (nosotros te proponemos que sea jengibre ecológico), el zumo de media lima y, si lo deseas, añadir azúcar de caña al gusto.

Una vez lo tengas todo, sólo tienes que mezclar bien las infusiones y el zumo de lima en una coctelera o en una jarra grande y meterlo al frigorífico durante 1 o 2 horas para que esté bien frío (si son 2 o 3, mejor que mejor). Si no tienes tiempo, siempre tienes la opción de añadirle hielo.

4. Mojito sin alcohol. Si el anterior es conocido, el cóctel de mojito lo es todavía más; eso sí, siempre que sea con alcohol. Pero, en este ocasión, no lo va a llevar y sí que vamos a utilizar una infusión, en concreto, la de menta.

Así que toma nota de lo que necesitas: medio vaso de infusión de menta, 2 ramitas de menta, 250 ml de Sprite o gaseosa, media lima en rodajas, 1 taza de hielo triturado y 2 cucharadas de azúcar de caña.

Cuando lo tengas todo, en un vaso pon las ramitas de menta, el zumo de la lima y el azúcar y machácalo todo junto. Por otro lado, deja infusionar durante unos 5 minutos la infusión de menta con el sprite y, por último, mezcla todo y añade el hielo. Puedes hacer todos estos pasos, directamente en la coctelera, porque la mezcla quedará mejor. 

Ahora es tu turno

Espero que te hayan gustado las recetas que hoy te hemos traído. Recordarte, además, que tenemos una sección de tés helados, que aunque se pueden tomar calientes, son ideales para utilizar en bebidas frías y cócteles.

Y, ahora sí, ya me despido hasta el próximo post, aunque me encantará que me dejes tu opinión en los comentarios y que nos añadas alguna receta, para que la podamos compartir con los demás. 

Si, por otro lado, te animas a hacer alguno de estos cócteles, no olvides etiquetarnos en redes sociales: estamos en Facebook, Twitter e Instagram. ¡Hasta el próximo post!

¿Qué te ha parecido? Deja tu opinión.

Date de alta para poner tu comentario