¿Te cuesta dormir? Consejos e infusiones para conciliar el sueño

¿Qué te pasa, María? Tienes cara de cansada”. “Sí, la verdad es que esta noche he dormido fatal. Me costó mucho dormir y me he despertado varias veces”.

Esta conversación, seguro que te resulta muy familiar. Y es son muchas las personas que sufren insomnio ocasional o continuado. A veces por causas externas, otras por problemas de salud, medicamentos, el embarazo o por problemas personales o laborales que nos preocupan.

Si tú también te encuentras o te has encontrado alguna vez en esta situación, este artículo te va a venir genial En él voy a hacer un repaso de los datos que se extraen de diferentes estudios sobre el insomnio en España, los diferentes tipos que existen, las causas y cómo solucionar este problema a base de incorporar hábitos saludables de higiene del sueño, además de ayudarte tomando infusiones elaboradas a base de plantas medicinales que te ayudarán a relajarte y a conciliar mejor el sueño.

Insomnio: datos y tipos

Antes de pasar a hablar de datos y tipos de insomnio, conviene definir que hay tres tipos (a rasgos generales) de dormidores: los comunes, que necesitan una media de 7 a 8 horas para rendir bien al día siguiente; los poco dormidores, que sólo necesitan 4 para estar bien al día siguiente y los grandes dormidores, que necesitan una media de 10 horas.

Por tanto, el hecho de estar cansado al día siguiente dependerá, no sólo de haber dormido mejor o peor, sino del tipo de dormidor que seamos.

Sin embargo, sí que se tienen datos acerca del porcentaje de personas que sufren insomnio o que así lo manifiestan; el 30% de la población sufre insomnio puntual, según datos del Ministerio de Sanidad de España. Datos que descienden hasta el 6% de la población, si hablamos de casos severos y que requieren de medicación específica, además de tener que someterse a diferentes estudios para determinar cuál es el origen o la causa de este problema.

Dentro de los tipos de insomnio, los expertos del Instituto del Sueño diferencian 2 tipos:

  • Insomnio de inicio: en el primer caso, estamos hablando de aquellos personas que no consiguen dormirse antes de pasar 30 minutos.
  • Insomnio de mantenimiento: en este otro, nos referimos a aquellas personas que se despiertan por la noche varias veces y se mantienen despiertas, al menos, durante 30 minutos, así como a aquellas que, definitivamente, se despiertan muy pronto y no vuelven a coger el sueño, por lo que se encuentran muy cansados al día siguiente.

En ambos casos, el insomnio puede ser temporal (es decir, que dure unos días o semanas, como mucho) o que pase a ser crónico y, por tanto, dure meses o años. Tanto en un caso como en otro, el insomnio afecta a nuestra vida personal y laboral, siendo las causas mucho más severas en el caso de las personas que lo sufren de manera crónica.

Según datos del Instituto del Sueño, las personas más propensas a sufrir este tipo de problemas son aquellas que son más propensas a verse sobrepasadas por la preocupación, pesimistas, aquellos que se ponen nerviosos si no se duermen enseguida, los que tienen problemas para exteriorizar sus inquietudes, etc.

Causas del insomnio

Son muy diversas, pero las resumiré en los siguientes puntos:

  • Causas médicas: por problemas metabólicos, hormonales, cardiovasculares o digestivos, entre otros. Además, dentro de las consideras “causas médicas” también se sitúan el embarazo y la menopausia; periodos en la vida de la mujer donde ésta se puede ver afectada por periodos de insomnio prolongados.
  • Causas externas: que son las más comunes y que vienen dadas por problemas psicológicos, ingesta de ciertos medicamentos, alcohol u otras drogas.

Para las causas más leves, es básico seguir 3 principios: cambiar conductas, cambiar pensamientos y reducir la actividad que mantenga el cerebro muy despierto.

Higiene del sueño

Cuando el insomnio es pasajero, suele bastar con retomar ciertas pautas de higiene del sueño, entre las que cabe señalar las siguientes:

  • Cesar la actividad física y mental, al menos, 2 horas antes de acostarse.
  • Dejar que pase de 1 a 2 horas entre la cena y la hora de acostarse
  • Hacer cenas ligeras y evitar alimentos que puedan perjudicar la salud digestiva
  • No dormirse viendo la televisión
  • Limita el tiempo que pasas en la cama (es decir, no duermas más horas de las que tu cuerpo suele necesitar habitualmente)
  • No eches siestas
  • Acuéstate siempre sobre la misma hora y hazlo cuando tengas sueño
  • Si no consigues dormirte a los 10 o 15 minutos, levántate y haz ejercicios de relajación
  • La habitación siempre tiene que tener una temperatura adecuada: ni mucho frío, ni mucho calor
  • Evita tomar alcohol o drogas antes de dormir

Plantas medicinales para descansar

Una vez tengas todo lo anterior claro, tomarte una infusión a base de plantas medicinales especialmente recomendada para relajarte, te ayudará a conciliar el sueño. Entre las más utilizadas se encuentran las siguientes:

  • Melisa: tradicionalmente utilizada para reducir los niveles de estrés leve, los problemas de insomnio leves o moderados, así como mejorar la salud digestiva, la melisa tiene propiedades sedantes y ansiolíticas naturales. No tiene efectos secundarios ni es adictiva y, además, la pueden tomar sin problemas. Se puede mezclar junto a la valeriana.
  • Pasiflora: especialmente recomendada para reducir el estrés leve y moderado de manera natural; sin efectos secundarios y sin ser adictiva. Del mismo modo, también está demostrado que reduce los despertares nocturnos.
  • Valeriana: planta sedante que ayuda a mejorar la calidad del sueño, con efectos sedantes y relajantes. También está indicada para tratar problemas de nerviosismo y sueño.
  • Amapola de california: empleada como ansiolítico natural, por sus propiedades sedantes y antiespasmódicas, también ayuda a combatir el estrés y la ansiedad. Del mismo modo ayuda a combatir el nerviosismo producido por los trastornos del sueño. No produce dependencia, ni toxicidad. Ayuda a despertarse bien.
  • Manzanilla: es una de esas infusiones “multifunción”, ideal para reducir los nervios, mejorar el tránsito digestivo, reducir el dolor de cabeza. Además, ayuda a cuidar el corazón, controlando los niveles de colesterol.
  • Hierba Luisa: muy similar a la tila, tiene efectos sedantes. Ayuda a relajar la mente, combatir el insomnio, además de ser digestiva y carminativa.
  • Tila: la planta medicinal tranquilizante por excelencia, también tiene propiedades

Infusiones relajantes en Aromas de Té

Ahora que ya tienes todos los datos en tu mano para combatir el insomnio, te invitamos a que eches un vistazo a nuestra sección de infusiones relajantes, donde además de tila, boldo o espino blanco – infusiones relajantes por excelencia, también encontrarás creaciones propios, especialmente pensadas para tomar antes de dormir y conciliar el sueño de manera agradable, como la infusión del sueño, infusión buenas noches, infusión dulces sueños o la infusión antiestrés, especialmente pensadas para días en los que el estrés del día nos supera.

Y tú, ¿tienes alguna infusión favorita para tomar antes de dormir? ¿Necesitas que te echemos una mano para elegir la que más se adapte a tus necesidades? ¡Te espero en comentarios!

¿Qué te ha parecido? Deja tu opinión.

Date de alta para poner tu comentario