Plantas medicinales antiinflamatorias para tu botiquín natural

936 Vistas 51 Liked

Odio tomar pastillas. Cuando rara vez el médico me las ha recomendado, muy mal me he tenido que sentir como para tomarlas; incluso cuando he sufrido algún dolor de cabeza en días de mucho trabajo y poco dormir, he preferido no tomarlas.

Pero claro, el dolor de cabeza, por ejemplo, es algo que, si es muy fuerte, puede hacer sentirte muy mal e, incluso, no dejarte conciliar el sueño, incluso cuando la falta de éste es la causante de ese malestar.

En esos casos, por ejemplo, utilizo manzanilla y...¡es mano de santo! No sé si tarda más o menos en hacer efecto que el ibuprofeno, pero lo que sé es que funciona, que me deja una agradable sensación en el estómago, cosa que el medicamento no consigue y, lo mejor, que no tiene efectos secundarios en mí, más allá de algunos muy agradables, como sentirme más relajada y, por tanto, pudiendo conciliar el sueño más fácilmente.

Ahora, te puedo asegurar que no es la única planta medicinal que utilizo cuando tengo algún dolor común. El jengibre, por ejemplo, viene genial cuando te duele la garganta, además de darte un subidón de ánimo que, muchas veces, el propio dolor o virus que ha provocado ese dolor, te lo deja por los suelos.

Por eso y porque muchas veces tengo la sensación de que la gente toma antiinflamatorios químicos, como si de caramelos se tratara, hoy he querido centrar este post en aquellas plantas medicinales que destacan por sus propiedades antiinflamatorias y que puedes tomar en infusión para conseguir el efecto que necesitas: calmar y reducir un dolor que te impide llevar a cabo tu vida diaria, de manera habitual.

10 plantas medicinales antiinflamatorias

Como bien sabes, en Aromas de Té tenemos plena confianza en las propiedades de las plantas medicinales que utilizamos en nuestras infusiones, pero también en otras que la naturaleza pone al alcance de todos, con el fin de mejorar nuestra salud.

Entre aquellas que se caracterizan por tener propiedades antiinflamatorias, algunas de las más eficaces son:

  1. Cúrcuma: de origen asiático, la cúrcuma se lleva utilizando en medicina tradicional desde hace más de 4000 años. Además de propiedades antiinflamatorias, también se conoce por ser un potente antioxidante y tener propiedades antibacterianas. En concreto, los beneficios de la cúrcuma se encuentran en la cúrcumina, tal y como han demostrado diferentes estudios realizados en algunas de las universidades más prestigiosas del mundo.

    En este sentido, la cúrcuma se suele utilizar para paliar los dolores leves de la artrosis, de los dolores de rodilla, así como de problemas inflamatorios en el aparato digestivo, entre otros. Puedes tomarla en infusión acompañado de otras plantas que suavicen su sabor o hay quien lo hace con miel pura.

  2. Harpagofito: otra de las plantas que se puede encontrar fácilmente en cualquier época del año y que se ha venido utilizando en medicina desde hace siglos. En la actualidad, donde más se utiliza esta planta es en complementos naturales para tratar los dolores producidos por la artritis o la lumbalgia, entre otras inflamaciones internas del cuerpo. También lo encontrarás dentro de la lista de plantas medicinales que sustituyen analgésicos.

  3. Verbena: no sé si en tu casa lo hacían, pero en la mía y de la mano de mis abuelas, a las que les encantaba elaborar todo tipo de ungüentos con plantas medicinales – en especial a mi abuela materna- la verbena se utilizaba para reducir los dolores de garganta o relacionados con los huesos; algo que hoy en día no me extraña, teniendo en cuenta que una de las características de la verbena es que tiene propiedades antiinflamatorias muy destacadas. Además de los casos que he mencionado antes, la verbena sienta muy bien a aquellas personas que sufren jaquecas o migrañas, ya que les ayuda a reducir de manera natural su malestar, si bien es cierto que tarda algo más en hacer efecto, que las pastillas químicas, pero a diferencia de éstas, la verbena no tiene efectos secundarios.

  4. Jengibre: entre los más de 500 compuestos con los que cuenta esta planta medicinal, son muchos los que aportan propiedades antiinflamatorias a la misma; de ahí que se recomiende tomar unos 10 gramos al día, con el fin de cuidar nuestra salud de manera natural; especialmente si tenemos problemas de dolor muscular de manera recurrente. En este caso y al igual que en el de la cúrcuma, son muchas las personas que optan por mezclarlo con otras plantas medicinales que reduzcan ese toque fuerte que tiene para algunas personas y otras, simplemente, añaden una cucharadita de miel natural, que también contribuye a mejorar las defensas del organismo.

  5. Laurel: no muchas personas saben que el laurel tiene importantes propiedades antiinflamatorias, pero lo cierto es que así es. De hecho, es especialmente recomendable en el caso de aquellas mujeres que tienen dolores de regla muy fuertes ya que, junto con la manzanilla, actúa como analgésico natural. También se emplea para reducir la inflamación en casos de dolores reumáticos y musculares. Por último, si has recibido un golpe, hacer una cataplasma o venda con aceite de Laurel, te ayudará a aliviar el dolor.

  6. Tila: es probable que si te digo tila, lo asocies a una planta medicinal que te ayuda a reducir los nervios y conciliar el sueño, entre otros beneficios. Pues no sólo eso, gracias a sus propiedades antiinflamatorias también ayuda a calmar los trastornos digestivos, así como los dolores de cabeza. De hecho, tiene el mismo efecto que la manzanilla, en este sentido. Otra planta medicinal que, aunque no está en la lista, es un clásico en los hogares y que nunca decepciona, por todos los beneficios que nos aporta.

  7. Árnica: así como en el caso contrario igual no te sonaba, en éste, seguro que si te digo árnica lo asocias a la barrita para golpes de niños y adultos. Y es que, efectivamente, la árnica ayuda a reducir y calmar la inflamación interna que se produce cuando alguien se da un golpe y, en el caso de esas barritas, casi de manera instantánea. Otros de los casos en los que se utiliza la árnica es a la hora de aliviar el dolor que produce una torcedura de tobillo o de muñeca, esguinces, así como las luxaciones e, incluso, la artritis.

  8. Cola de caballo: más allá de ser utilizada como infusión quemagrasas, lo cierto es que la cola de caballo se ha venido utilizando desde la antigua Grecia, donde ya se conocían los beneficios que la misma tenía a la hora de reducir el dolor de las fracturas óseas, así como el producido por la artritis y el reuma o por las infecciones urinarias. Eso sí, el sabor de esta infusión, cuando se toma sola, es algo fuerte, por lo que sí que te recomendamos tomarla junto a otras plantas medicinales que suavicen su sabor, como la manzanilla, por ejemplo, o, simplemente, añadir una cucharadita de miel pura y natural.

  9. Romero: aunque es más bien conocido por el sabor y aroma que puede aportar a los diferentes platos de nuestra gastronomía y a la de gran parte del Mediterráneo, lo cierto es que esta planta medicinal también se caracteriza por tener propiedades antinflamatorias, reduciendo los dolores de estómago cuando tenemos algún problema digestivo, así como los dolores de menstruación.

  10. Cardo mariano: las mujeres que están pasando por la menopausia seguro que lo saben bien: el cardo mariano está presente en muchos de los complementos alimenticios naturales que se recomiendan para este periodo de la vida. Y es que, entre otros beneficios, el cardo mariano contribuye a reducir las jaquecas que sienten muchas mujeres durante esta etapa de su vida, así como las molestias que la artrosis provoca en algunas de ellas. Del mismo modo, reduce las molestias del intestino irritable.

3 infusiones antiinflamatorios de Aromas de Té

Arriba te hemos mencionado 10 de las más comunes y fáciles de encontrar, pero, además, te queremos hablar de 3 infusiones que te ayudarán a reducir diferentes dolores:

En resumen, si quieres reducir tus dolores de manera natural, prueba con infusiones de plantas medicinales que te ayuden a aliviar sus síntomas; eso sí, confía siempre en el consejo médico, pues el conoce mejor que nadie tu situación, pero nadie mejor que tú para saber cómo responde tu cuerpo a ciertos estímulos, cuando se trata de dolencias leves y que no revisen de gravedad alguna.

¿Qué te ha parecido? Deja tu opinión.

Date de alta para poner tu comentario