Los beneficios de tomar especias en infusión

677 Vistas 46 Liked

Las especias tienen innumerables propiedades beneficiosas para la salud. Son muy utilizadas en la cocina para condimentar y aromatizar infinidad de platos, pero también se pueden aprovechar sus propiedades medicinales tomándolas en infusión. No en vano, es uno de los productos que se siguen consumiendo en la actualidad pero cuyo uso se remonta a muchos siglos atrás.

Hay que remontarse al siglo I para encontrar los primeros datos documentados sobre el uso de estos productos por los griegos y los romanos. Ellos ya cultivaban y conocían las propiedades de especias como el jenjibre, el anís, el azafrán o el tomillo. Después, siguieron utilizando sus propiedades los árabes (que hoy en día son, junto a los orientales, los que más consumen especias) y con la llegada de las rutas comerciales y el descubrimiento de América en el siglo XV su uso se extendió por todo el mundo.

Estudios que avalan sus virtudes

Los principales beneficios de las especias se encuentran en los polifenoles que son un tipo de antioxidantes naturales que, según investigadores de la Universidad de California (EEUU), evitan el daño celular, alivian inflamaciones y contribuyen a mejorar el metabolismo.

Se han efectuado a lo largo y ancho del globo numerosos estudios para certificar las bondades de las especias. Uno de ellos, el realizado por Carmen Wilson Peña de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid alude a las características más importantes de especias como la canela, el jenjibre y la cúrcuma y los componentes más relevantes de estas especias: cinamaldehido en el caso de la canela, gingerol en el jenjibre, y curcumina en la cúrcuma. Este estudio recoge que estas especias tienen un efecto beneficioso para la salud, tanto en prevención primaria de muchas enfermedades como mejorando patologías ya existentes.

Otro estudio al que se puede hacer alusión es el publicado por la revista Journal of Nutrition y que fue realizado por la Universidad Penn State (EEUU) en el que se afirma que utilizando de manera regular en la dieta especias como canela, cúrcuma, ajo en polvo, romero u orégano, se reducen un 30% la acumulación de triglicéridos en la sangre.

Jenjibre y cardamomo

El jenjibre es un tallo grueso que crece bajo la tierra y que puede llegar a medir hasta un metro de longitud. Es originario de India y China donde ha sido consumido desde épocas milenarias. Desde allí la importaron los romanos y extendieron su uso por toda Europa.

Se trata de una raíz muy utilizada porque es una especie que favorece la función del sistema digestivo y puede evitar nauseas y vómitos. Asimismo, puede ayudar a prevenir enfermedades porque fortalece el sistema inmune. Tomándola en infusión, además de los beneficios anteriores, sirve también para ayudar a regular los niveles de azúcar en la sangre, facilita la absorción de grasas (por lo que resulta especialmente beneficiosa para las personas que quieran controlar su peso), puede disminuir las molestias de la menstruación y puede ayudar a eliminar bacterias malignas de nuestro cuerpo.

Por su parte, el cardamomo es una especie originaria de Asia, principalmente de la India, pero en la actualidad también se cultiva en América Central. Su cultivo requiere unos cuidados específicos muy concretos ya que ha de crecer con una humedad específica que sólo se da en las zonas tropicales. Es una especia que puede ayudar en los problemas respiratorios porque es un potente expectorante y puede contribuir a disminuir la tos y reducir los problemas derivados del asma. Asimismo, el cardamomo se utiliza para eliminar la halitosis y otras patologías que pueden surgir en la boca. También es una especia que ayuda a disminuir los gases que se producen en el estómago y otros dolores del tracto digestivo. Controla la presión arterial y combate la hipertensión.

Cúrcuma y canela

La infusión de cúrcuma es una de las más apreciadas por sus propiedades antiinflamatorias. Es una planta perenne que puede alcanzar hasta un metro de altura. Necesita crecer en ambientes cálidos (entre 20º y 30º) y húmedos puesto que requiere de grandes cantidades de agua para desarrollarse. Como otras muchas especias, se cultiva sobre todo en la India. Dentro de sus propiedades destaca que puede ayudar a reducir los síntomas de la artritis, puede mejorar los síntomas de la depresión y contribuye a disminuir los efectos de otras enfermedades como el cáncer, Parkinson, trastornos cardiovasculares o renales.

La canela se obtiene de la zona interna del árbol que lleva su mismo nombre. Se cultiva en zonas tropicales y el árbol puede alcanzar los 8 metros de altura. La canela se recolecta durante la época de lluvia ya que la humedad facilita separar la corteza del árbol para extraerla. Una vez separada del árbol se enrolla hasta formar el tubo que conocemos como canela en rama.

De él se extrae el polvo con el que se conseguirá la infusión de canela que combate el mal aliento, y puede ayudar a controlar los niveles de glucosa en sangre ya que aumenta la sensibilidad a la insulina, imprescindible para controlar la diabetes. También puede prevenir otras dolencias como la aerofagia, flatulencia, acidez de estómago o digestiones difíciles.

También tiene virtudes antibacterianas, expectorantes y antiinflamatorias que favorecen al aparato respiratorio y que previenen la bronquitis y los catarros. Otra de las propiedades que contienen los componentes de la canela es la mejora del aparato circulatorio especialmente la mala circulación en manos y pies.

Anís y vainilla

Las infusiones de anís han sido utilizadas desde hace cientos de años por sus propiedades que ayudan a fortalecer el sistema inmune y pueden frenar la propagación de virus en el organismo. El anís procede de la planta Pimpinella anisum y crece en los países orientales de Europa y en las zonas asiáticas, India principalmente. Aunque también hay que subrayar que uno de los principales productores y consumidoras de esta especie es España, después de que los árabes la introdujeran a través de sus costumbres culinarias.

El anís es beneficioso para aliviar problemas musculares y respiratorios así como para tratar dolencias digestivas. Asimismo posee un gran efecto antioxidante debido a las concentraciones de vitaminas A y C que posee. Un estudio realizado por la Facultad de Bioquímica de Devi Ahilya (India) llevado a cabo en roedores llegó a la conclusión de que el anís estrellado disminuía la carga tumoral en estos animales por lo que se debe tener en cuenta sus propiedades anticancerígenas, pero aún queda demostrar esta evidencia en personas. Por otra parte, es una especia que puede ayudar a conciliar el sueño

Por su parte, la vainilla es otra de las grandes especias que ofrecen virtudes naturales. Es el fruto comestible que se extrae de una orquídea tropical denominada Vainilla planifolia, una especie muy cotizada. Su alto contenido en fenol hace que esta planta tenga ese intenso olor dulce que la caracteriza. Mexico, Tahití, Indonesia o Cuba son los principales productores de esta especia.

Destacan sus beneficios en el tracto digestivo: ayuda a digerir mejor los alimentos, puede resultar muy útil para tratar las diarreas producidas por patologías como la gastritis o la gastroenteritis, alivia el ardor de estómago, la pesadez producida por algunas comidas, combate los gases, las flatulencias, la hinchazón del abdomen, puede mitigar dolores musculares o dolores de cabeza e incluso puede ayudar a mejorar el estado de ánimo. Asimismo la vainilla puede ser un buen antipirético ya que ayuda a bajar la temperatura corporal producida por la fiebre.

También se le atribuyen propiedades antibacterianas porque puede combatir hongos y otros organismos que producen infecciones. Y, por último, puede ayudar a calmar el estrés y a conciliar el sueño.

¿Qué te ha parecido? Deja tu opinión.

Date de alta para poner tu comentario