Aceites esenciales con infusiones: usos y beneficios

685 Vistas 49 Liked

Si Cleopatra leyera este artículo, probablemente estaría encantada de explicarnos la variedad de aceites esenciales que tiene en sus diferentes palacios. Sin embargo, como ella hace siglos que no está con nosotros, pero sí estos aceites que ella hizo tan famosos y que el ser humano ha venido utilizando desde hace más de 4.000 años.

Se dice pronto, ¿verdad? Pues has de saber que la forma de elaborarlas, al menos, la forma artesanal o casera, como prefieras llamarlo, no ha cambiado tanto. Lo que sí que han cambiado o, más bien, evolucionado y crecido, son los conocimientos que se tienen sobre estos aceites, que nunca deberemos confundir con los aceites aromáticos que se utilizan para la cocina, a pesar de que algunos de ellos sí que se emplean, de manera muy concreta, para estos menesteres.

Pero si por algo son conocidos los aceites esenciales y es donde a nosotros nos gusta utilizarlos, es para tratar problemas relacionados con la salud física o mental. Así que te invito a que te quedes conmigo, ya que sé que si estás aquí es porque estás interesado y vemos juntos cuáles son los aceites esenciales más utilizados y para qué son recomendables. ¡Empezamos!

¿Qué son los aceites esenciales?

Las plantas y los árboles aromáticos contienen en sus tallos, raíces, hojas y flores unos aceites cuyos compuestos y bien empleados, no sólo protegen al propio árbol o planta de enemigos como las plagas, sino que también ayudan a los humanos en diferentes aspectos de nuestra salud.

Es, precisamente, la composición química la que nos aporta propiedades tan sorprendentes y efectivas como mejorar el sistema inmunológico o la circulación, entre otros beneficios. ¿Lo mejor? Que lo hacen de manera muy sencilla, porque penetran sin problemas en nuestra piel y, por tanto, también en nuestra sangre y en los diferentes organismos que componen nuestro cuerpo.

Por eso es tan importante saber cuáles son las propiedades específicas de cada uno de estos aceites esenciales, de manera que podamos actuar sobre la dolencia, directamente.

Principales aceites esenciales para la salud

A continuación te presentamos una plantas y árboles que se utilizan para elaborar aceites esenciales, en función de la dolencia que tengas. Seguramente, las propiedades de más de uno te resulten familiares si eres asidua a nuestro blog o redes sociales, porque tienen las mismas propiedades que cuando esas plantas se toman en infusión:

  • Aceites esenciales antiiflamatorios: como, por ejemplo, dolores de cabeza. Entre algunos de los más habituales, encontramos los siguientes: manzanilla, menta, salvia o naranja amarga.

  • Aceites esenciales con propiedades antivíricas: ideales para reducir de manera natural, por ejemplo, algún catarro. Entre otros encontramos el famoso Árbol del Té (que nada tiene que ver con la planta de la que se extrae el té, la Camelia Sinensis), tomillo, limón, clavo, o romero, entre otras.

  • Aceites esenciales con propiedades relajantes: ideales para épocas de estrés o, simplemente, para descansar mejor por las noches. Algunos de ellos se elaboran, entre otras, con: ylang-ylang, manzanilla, romero, albahaca o lavanda.

  • Aceites esenciales para curar cicatrices: como la famosa rosa mosqueta, pero también el aceite esencial de palo de rosa o el de limón, entre otros.

  • Aceites esenciales con propiedades anticelulíticas: ideales para adelantarte a la aparición de esos odiosos bultitos de la piel, que surgen como consecuencia de la celulitis. Entre otros, puedes utilizar el aceite esencial de tomillo, geranio o romero, entre otros.

Aceites esenciales para el cabello

Ya sabemos que si te cuidas por dentro, los resultados también se notan por fuera, pero, en este caso, los aceites esenciales actúan desde fuera para ayudarte a cuidar:

  • El cabello:

    • Utiliza aceite esencial de lavanda si que tu cabello se refuerza y evitar la caída del mismo. En este caso, te recomendamos hacer un primer lavado mezclando de 3 a 5 gotas gotas de este aceite con tu champú habitual (que sea lo más natural posible) y dejar pasar unos minutos. Pasado este tiempo, vuelve a lavarlo sólo con el champú.

    • Si tu problema es la caspa, el aceite esencial de romero te ayudará a reducirla. Si lo haces una vez a la semana, mezcla de 3 a 5 gotas con un poco de aceite de oliva y masajea el cabello (déjalo así de 1 a 3 horas, lo máximo que puedas). Si lo haces más veces a la semana, haz el mismo proceso, pero sólo dejando el resultado del masaje durante 15 minutos. En ambos casos, lava después del cabello con un champú natural.

    • Si deseas estimular el crecimiento y hacer que el pelo sea más fuerte, utiliza aceite esencial de menta. En este caso, sólo tendrás que agregar 2 o 3 gotas al champú o acondicionador que uses de manera habitual y lavar normal, sin dos lavados como en los casos anteriores. Sólo lavar normal.

Aceites esenciales para Aromaterapia

Cuando utilizas los aceites esenciales en aromaterapia el objetivo no es tanto el malestar o problema de una persona en concreto, sino el de las personas que se encuentran en un lugar (aunque, por supuesto, también puede ser para una sola persona).

  • Para reducir el estrés: por ejemplo, en un espacio de trabajo, utiliza el aceite esencial de jengibre.

  • Para aumentar la sensualidad: a modo de afrodisíaco, utiliza el aceite esencial de nuez moscada. Ideal para momentos en pareja.

  • Para reducir la ansiedad y la depresión: los expertos recomiendan utilizar aceite esencial de bergamota, gracias a sus beneficios a nivel psicológico y emocional.

Aceites esenciales para bebés y niños

A pesar de que parece que son sólo los adultos los que utilizan, los aceites esenciales son ideales para los bebés y niños, especialmente en los siguientes casos:

  • Hacer masajes para reducir el dolor de los cólicos. Los niños lo pasan muy mal cuando los sufren y, por eso, se recomienda realizar masajes con aceite esencial de lavanda, que también ayuda a que los niños concilien el sueño.

  • Para chichones: en esos casos se utilizan aceites esenciales antiinflamatorios. Uno de ellos es el arnica que, de hecho, es la planta que se utiliza en los famosos tubos para calmar golpes que utilizan los padres cuando tienen niños pequeños.

  • Para aumentar las defensas: especialmente durante la época de colegio y, en concreto, en invierno y primavera, donde más alergias y virus se propagan. Para esos casos, los aceites esenciales de eucalipto o de nuez de albaricoque vienen genial.

A tener muy en cuenta...

Como siempre decimos, nadie como tú o tu médico de confianza para conocer tu estado de salud. Por eso y a pesar de que se trata de productos naturales, no siempre es recomendable el uso de aceites esenciales, en concreto, en cualquiera de estos casos:

  • Pieles atópicas: porque podrían irritar la piel, a pesar de que en personas de piel normal no tienen ningún efecto nocivo.

  • Mucosas irritables: por el mismo motivo que en el caso anterior.

  • Alergia: a la planta o árbol con el que se elabora ese aceite esencial.

Además de esto, hay que tener en cuenta que con 3 ó 5 gotas es suficiente para uso personal, por lo que no te recomendamos sobrepasar la dosis.

La forma más habitual de aplicarlos es sobre la piel, ya sea a modo de masaje, mediante compresas empapadas en agua mezclada con las gotas de aceite esencial o, por ejemplo, en un baño. Sin embargo, hay quien desea ingerirlos. Hay algunos que sí que se pueden tomar, pero siempre es recomendable que preguntes a un expertos, ya sea de un herbolario o tienda de naturopatia o a tu propio médico de cabecera.

Y tú, ¿utilizas aceites esenciales? ¿Hay alguno que te guste más que otros? ¿Para qué los usas? Nos encantará que nos dejes un comentario y compartas este artículo en tus redes sociales. ¡Hasta el próximo post!

¿Qué te ha parecido? Deja tu opinión.

Date de alta para poner tu comentario