Todo lo que debes saber sobre el anís: variedad, beneficios y usos

1427 Vues 52 Aimé

¿Alguna vez has visto cómo es la flor de la planta del anís? Su forma en estrella es muy llamativa. De hecho, de ahí viene el nombre de una de las variedades más conocidas; la que se considera “el anís bueno y de calidad” por los expertos en fitoterapia.

El anís se ha venido utilizando desde la Antigua Grecia y es originario del Este de Europa, en concreto, de Oriente Medio, Egipto, Grecia y Turquía, aunque, posteriormente su cultivo se extendió a diferentes regiones del mundo, como España, Alemania, Chile, México, China o India, siendo España el país donde, aseguran los expertos, se produce la mejor variedad de anís estrellado del mundo.

Uno de los aspectos más curiosos del anís es su forma de recolectarlo, ya que si bien estamos acostumbrados a ver la flor de la planta del anís o matalahuga, ya seca, lo cierto es que sus flores son de un bonito color blanco, pero al ser recogida en la época estival, se dejan secar en un lugar sombrío y una vez terminado el proceso de secado, entonces, la planta ya está lista para desprender sus frutos (de hecho, se golpea suavemente la planta para que caigan de manera natural), con los cuáles se elaboran las infusiones, licores o se emplean como complemento en comidas dulces y saladas, así como en ciertos complementos alimenticios o para el cuidado de la piel y la higiene bucal, principalmente.

Pero, ¿sabías que hay diferentes variedades de anís en el mundo? ¿Y que tiene muchos más beneficios que los asociados a la salud digestiva? De todo ello hablamos en el post de hoy.

Variedades de anís

Sin duda, el más conocido es el anís estrellado, pero existen más variedades y las vamos a ver a continuación:

  • Anís verde (o tradicional): que es el que se ha venido utilizando desde que el hombre es hombre o, más bien, desde la época de los faraones de Egipto, lugar de donde es originaria esta planta medicinal. Su principal cometido es el de aliviar la salud digestiva de la persona que lo consume. Su propiedad principal es el aceite esencial rico en anetol. También contiene flavinoides, vitamina C y es rico en minerales como el calcio, hierro, fósforo o magnesio, entre otros.

  • Anís estrellado (anís chino): se ha venido utilizando en la medicina tradicional de su país de origen, China, para tratar problemas digestivos. Es el que más calidad tiene de todos, su sabor es dulce y tiene ligeros toques a regaliz. Tiene propiedades digestivas, carminativas, estimulantes y analgésicas, gracias al anetol, que es ideal para aliviar dolores de huesos, como por ejemplo, los de las personas reumáticas.

  • Anís japonés: no es nada conocido porque está prohibido para el consumo humano, debido a que es muy tóxico y puede generar problemas urinarios y en el sistema digestivo. Esto es debido a que contiene anisatina, que causa inflamaciones en el tracto urinario y en los riñones. Sin embargo, es un excelente aromático, por lo que se emplea como sahumerio.

  • Anís de Florencia: que conocemos como hinojo y que es originario del mar Mediterráneo. Además de utilizarse en gastronomía, en lo que a propiedades para la salud se refiere cabe mencionar que, al igual que el resto de anises mencionados, es rico en aceite esencial que contiene anetol, fenchona y estragol, además de tener propiedades carminativas y diuréticas.

Anís para el sistema digestivo

Ésta es, sin duda, su propiedad estrella, la cual se debe a su aceite esencial rico en anetol. El mismo le brinda propiedades carminativas, antiespasmódicas, sedantes y estomacales. Entre otros usos, es recomendable en caso de:

  • Flatulencias: ya que el anís ayuda a reducir la hinchazón abdominal y disminuye la producción de gases, así como el dolor abdominal que estos puedan causar. En estos casos, se recomienda tomar una taza de infusión de anís antes o después de la comida o la cena.

  • Dispepsia: o lo que es lo mismo, los nervios en el estómago, que el anís ayuda a reducir gracias a sus propiedades antiespasmódicas. Se recomienda beber un par de infusiones al día.

  • Malas digestiones: ya sea por comidas copiosas o porque nuestro sistema digestivo es lento y entorpece su transcurso, el anís te ayudará a mejorar el tránsito digestivo, gracias al anetol. Al igual que en el caso anterior, también se recomiendo tomar dos infusiones al día.

  • Abrir el apetito: ante la falta de apetito, inapetencia o anorexia, tomar un par de infusiones al día de anís te ayudará a abrir el apetito.

  • Dolor de estómago: al igual que la manzanilla, el anís también te ayuda a reducir el dolor de estómago, ya sea el producido por las flatulencias, por problemas en el intestino e, incluso, los ocasionados por la regla, en ciertas mujeres.

Anís para la salud respiratoria

Gracias a sus propiedades expectorantes, tomar infusiones de anís te ayudará con:

  • Los catarros: ya que produce una agradable sensación de bienestar, además de ayudar a abrir los bronquios y reducir el dolor de cabeza, por lo que la sensación de alivio es, prácticamente, inmediata, además de dejarte un agradable sabor en la boca.

  • Asma: gracias a sus propiedades antitusivas y expectorantes, además de ayudar a las personas que tiene asma a reducir la tos cuando tienen los bronquios cerrados, también les ayuda a aliviar el estreñimiento de bronquios. En este caso se recomienda tomar de 2 a 3 tazas al día.

Anís para la salud mental

Lo que se consigue tomando una infusión de anís es, principalmente, reducir los nervios y la ansiedad, tanto los del estómago, tal y como hemos mencionado antes, como aquellos que son producidos por una situación de estrés. Está claro que los efectos no son como los de la valeriana, pero al aportar una agradable sensación de bienestar, la persona que siente mucho mejor y consigue centrarse en las tareas que considere necesarias. De ahí que tomar una infusión de anís te ayude a descansar mejor.

Si el problema que nos afecta se puede extender a lo largo del día, toma de 2 a 3 infusiones de anís, de manera que el efecto se vaya prolongando a lo largo del día.

Otros usos del anís

Además de los usos o beneficios mencionados, tampoco nos podemos olvidar de:

  • Reducir el mal aliento: gracias a que el anís cuida tu sistema digestivo, también ayuda a reducir la halitosis. Además, las propiedades del anís son capaces de reducir las bacterias causantes del mal aliento y proporcionan un aliento fresco.

  • Dolor de garganta: ayuda a reducir el dolor, aportando una agradable sensación de calma, sin necesidad de ingerir medicamentos.

Infusiones a base de anís en Aromas de Té

Como no podía ser de otro modo, la infusión de anís, por supuesto, está presente en nuestra tienda online para satisfacción de nuestros clientes. Además, con el anís también elaboramos otras infusiones como las siguientes:

Y tú, ¿sueles tomar anís en infusión? ¿Prefieres tomarlo solo o combinado con otras plantas medicinales? ¿Le das otros usos? ¡Nos encantará leerte en comentarios!

Laisser un commentaire

Connectez-vous pour commenter