¿Cómo Preparar Una Taza De Té Perfecta? Tiempos y Temperaturas

1183 Vues 50 Aimé

Se ha escrito mucho sobre la taza de  o infusión perfecta y, como en todo, es un tema que suele causar debate o, al menos, ciertas diferentes entre unos y otros expertos.

Por suerte, hay un consenso a la hora de hablar de los tiempos y la temperatura que necesitan cada una de las diferentes variedades de infusiones que se conocen y hoy quiero hablarte de ellas. ¿Por qué? Porque es una pregunta que nos hacéis muchas veces a través de la web, las redes sociales y en los mercados.

Por supuesto, los datos que te voy a dar a continuación son orientativos. A partir de ahí,dependerá de si lo quieres más fuerte o más suave. Y es que, en el fondo, la taza de té perfecta es aquella que se adapta a tu paladar, tanto en temperatura, como en sabor.

Tiempos De Preparación y Temperatura Del Agua En Función Del Tipo De Té

Té negro

Se trata de tés de sabor marcado y, por tanto, la temperatura del agua también debe de ser fuerte. Por esta razón, se recomienda que el agua alcance los 100 grados. Una vez alcanzada la temperatura y comience a hervir, ya puedes verter el agua en tu tisanera. A partir de aquí y en función de si te gusta más o menos suave, se recomienda dejarlo reposar entre 3 y 5 minutos.

Té verde

En este caso, el sabor del té es más suave y delicado, de ahí que la temperatura baje hasta los 75 grados. El proceso es el mismo que el del té negro. En este caso, cabe mencionar que algunas variedades de té verde, como el Kukicha, permiten una segunda infusión con las mismas hojas. Si éste es tu caso, deberás dejar reposar, en lugar de 3 a 5 minutos, 9, de manera que se impregne mejor el sabor en la infusión que, posteriormente, vas a tomar.

Té rojo Pu Erh

Uno de los clásicos que nunca falta entre los amantes del té, especialmente cuando procede de orígenes tan famosos como Yunnan, por ejemplo. El té rojo está a medio camino entre el té negro y el té rojo, por lo que la temperatura ideal para infusionarlo oscila entre los 95 y los 100 grados. Una vez viertas el agua sobre las hojas de té o tu pirámide, déjalo infusionar entre 2 y 3 minutos.

Té blanco

Es uno de los tés más suaves y delicados que se conocen y de gran calidad. De hecho, está elaborado con los brotes más tiernos de la planta del té, la Camelia Sinensis. De ahí su bajo grado en teína y que pueda ser tomado, incluso, por problemas a las que, por problemas relacionados con la salud cardiovascular, se les impide tomar otras variedades de té más potentes en lo que a la cantidad de teína se refiere. Entre las variedades de té blanco más conocidas, hay algunas de mucha calidad, como las Agujas de Plata, que deben infusionarse a temperatura bastante baja, en comparación con otras variedades de té; en concreto, a 60 grados. Sin embargo, el resto de variedades más comunes se puede infusionar a 70 grados. En el primer caso, se dejará reposar entre 3 y 5 minutos y en el segundo, al poder darle un toque más pronunciado, entre 4 y 6.

Té amarillo

Curioso y extraño donde los haya, el té amarillo es de esas variedades que cuesta encontrar en los comercios habituales, aunque cada vez se impone más entre aquellos establecimientos especializados en la venta de tés e infusiones. En Aromas de Té ha estado con nosotros desde el principio, primero porque queremos dar a conocer a nuestros clientes cuantas más variedades mejor, pero también por la particularidad de sus características.

Al igual que el té blanco, el té amarillo también tiene un sabor suave, aunque algo más seco al tacto del paladar. En este caso se recomienda infusionarlo a una temperatura de 75 grados y dejarlo reposar durante 2 o 3 minutos.

Té azul Oolong

Lajoya de Taiwán se ha convertido en uno de los tés favoritos de los millenial, probablemente, porque tiene un sabor suave y muy agradable, ligeramente más fuerte que el té blanco y que se hizo muy famoso hace algunos años entre los famosos y, como consecuencia, entre la población, por sus propiedades para ayudar a quemar grasas. En este caso, deberás calentar el agua hasta que ésta alcance los 80 grados. Una vez vertida sobre las hojas de té o la correspondiente pirámide, te recomiendo que esperes entre 2 y 3 minutos.

Rooibos

A pesar de que se encuentra dentro del listado de variedades de té, el rooibos no contiene ni un sólo gramo de teína, por lo que puede ser consumido en cualquier momento del día y por todos los públicos. Sin embargo, muchas de sus propiedades recuerdan a las del té rojo. De ahí que también sea uno de los preferidos por los deportistas. La temperatura del agua deberá alcanzar los 100 grados y, en este caso, deberás armarte de paciencia para dejarlo reposar, ya que es recomendable esperar entre los 7 y 10 minutos, dependiendo de si lo quieres más suave o más fuerte.

Infusiones

En este caso, independientemente del tipo de infusión sin teína que elijas, tanto la temperatura del agua como la del tiempo de reposo es la misma que la del rooibos, pero piensa que viene genial esperar ese tiempo, teniendo en cuenta que la temperatura del agua es muy alta y, por tanto, vas a necesitar más tiempo que en otros tés para que lo puedas tomar sin quemarte. Recuerda: se trata de disfrutar de tu bebida favorita o de aquella que te vaya a sanar de tu problema, no de que recuerdes que te la has tomado durante varios días, porque te duela la lengua o la garganta de lo caliente que la tomaste.

Algunos consejos extra

Ya tienes todos los tiempos y temperaturas que necesitas para saber cómo preparar una buena taza de té, pero además de eso, los expertos también recomiendan otros puntos para hacer que tanto el sabor, como el aroma y, sobre todo, la experiencia, sean únicos:

  • Elige agua mineral sin gas: si tienes la suerte de tener una buena calidad de agua en el grifo de tu casa, perfecto. De lo contrario, te recomendamos que uses agua de botella, ya que así, el té o la infusión no cogerá el sabor del agua que, en algunos puntos, es realmente difícil de beber por su desagradable sabor.
  • Tetera de cristal o hierro: si puedes utilizar cualquiera de estos dos productos para elaborar o servir el té, mucho mejor. Primero porque sentirás que realmente estás viviendo tu “momento té” y, en segundo lugar, porque el té se conserva mucho mejor en este tipo de teteras.
  • Tómate tu tiempo: sé que no es fácil, pero beber una taza de infusión es algo realmente agradable, así que siempre que puedas, dedícate un momento para ti. Y si, por ejemplo, lo estás tomando en el trabajo o entre personas de tu entorno, procura disfrutar de cada sorbo; siente, tanto en nariz como en boca.

 

Ahora te toca a ti. ¡Disfruta de tu infusión!

Laisser un commentaire

Connectez-vous pour commenter