Navegación Blog

Últimos posts

Infusiones para bajar la tensión

Infusiones para bajar la tensión

6750 Vistas 62 Liked

7,5 millones de personas en el mundo. Ese es el número de personas que mueren, al año, por tener tensión alta. ¿Escalofriante, verdad? Lo cierto es que si tener la tensión baja no es bueno, porque nos podemos quedar tirados en cualquier momento, tenerla alta es todavía peor. 

Hoy que todos los informativos se centran en el coronavirus, no podemos dejar de hablar de otras enfermedades comunes, como es el caso de la tensión alta y que, solo en España, padecen un total de 11 millones de personas, según datos de la Fundación del Corazón. 

El porcentaje de personas que la padecen va aumentando a medida que sube la media de las personas. De hecho, en la población de 60 años en adelante, se estima que el 65% de las personas lo padecen.

Un dato curioso a este respecto y que también se recoge de la nota de prensa emitida por la Fundación del Corazón, asegura que un tercio de las personas que padecen tensión alta o hipertensión, no lo saben y otro tercio no está bien tratado. 

Por esta razón, es importante acudir al más mínimo síntoma a tu médico de cabecera y de hacer revisiones periódicas, especialmente a partir de cierta edad. 

Así las cosas, bajar la tensión es el objetivo principal para evitar las consecuencias que padecer tensión tiene para los seres humanos. Si este es tu caso o el de algún familiar, quédate porque este artículo te interesa.

¿Qué hacer cuando tenemos la tensión alta?

No es el caso, pero conviene recordar cuáles son las principales consecuencias de la hipertensión: 

  • Las arterias se estrechan y, por tanto, es más fácil que se obstruyan y nos den problemas de corazón.

  • Si tenemos la tensión alta durante mucho tiempo, nuestros riñones se pueden ver afectados.

  • La tensión arterial alta hace que podamos tener problemas oculares, como la retinoterapia.

Por tanto, la pregunta es: ¿cómo bajar la tensión rápidamente? Para lograrlo es importante, además de hacer revisiones periódicas, tener en cuenta los siguientes puntos: 

  • Realizar ejercicio aeróbico de forma diaria, como puede ser caminar a buen ritmo, subir y bajar escaleras, nadar, etc.

  • Mantener una dieta saludable y equilibrada. En caso de tener sobrepeso, intentar reducirlo por todos los medios. No tanto por aspecto físico, sino por salud. Verduras, hortalizas, legumbres, huevos, pescado, carnes blancas especialmente y fruta deben formar parte de la dieta diaria.

  • Reducir la cantidad de sal

  • No fumar ni beber alcohol o reducirlo en la medida de lo posible.

  • Tener una vida tranquila; reducir el estrés y dormir las horas necesarias según nuestra edad y nuestro estilo de vida.

Remedios caseros para bajar la tensión

Además de los consejos arriba mencionados, existen remedios caseros que te pueden ayudar a controlar la tensión alta y bajarla, siempre y cuando se trate de casos leves y controlados. 

Entre esos remedios encontramos las infusiones que bajan la tensión, como es el caso de la manzanilla, el hibiscus, la valeriana, el espino blanco, la pasiflora, el guaraná, el rooibos o la cola de caballo entre algunas de las más habituales.

Además, el té blanco y el té verde (este último, una o dos tazas al día y de variedades de muy baja teína) también son buenas para reducir la tensión.

En todo caso, las infusiones que no se recomiendan son aquellas que tienen una mayor cantidad de teína, como son el caso del té rojo, el té negro y el té oolong, salvo en aquellas variedades que tienen muy poquita cantidad, aunque no son las más habituales.

Por supuesto, el café tampoco se recomienda para las personas hipertensas. En todo caso, podrían consumir café descafeinado. 

Más allá de las infusiones, también hay productos naturales que ayudar a bajar la tensión: consumir aceite de oliva virgen extra de manera controlada en ensaladas o en tostadas en el desayuno; regaliz natural, el apio, el orégano, cereales integrales, remolacha, frutos secos de manera moderada, así como consumir frutas y verduras frescas.

¿Cuáles son las mejores infusiones para bajar la tensión?

Las infusiones siempre han estado asociadas a mejorar la salud y a reducir problemas comunes. En este caso, por supuesto, también tenemos que hablar de hierbas para bajar la tensión.

Existen diferentes infusiones para bajar la tensión arterial, pero, sin duda, hay 5 tipos de infusiones que, en caso de que tengas la tensión alta o te preguntes, ¿qué infusiones son buenas para bajar la tensión?, en Aromas De Té siempre podrás comprar infusiones de la más alta calidad:

Té verde para la hipertensión

A pesar de que el té verde contiene algo de teína, la cantidad es baja y, en cambio, lo que tiene son propiedades que hacen que los vasos sanguíneos se relajen y la persona que la toma reduzca el estrés que pueda tener en esos momentos. Tomar de una a dos tazas al día de té verde te ayudará a controlar la hipertensión. 

Manzanilla para bajar la tensión

Como bien sabes, la infusión de manzanilla es perfecta para reducir el estrés, la ansiedad y los nervios en general. Por otro lado, también tiene efectos antiinflamatorios.

Cúrcuma e hipertensión

Es, junto con el jengibre, una de esas especias que nunca pueden faltar en tu casa para tomar a modo de infusión de curcuma o para incluirlas en las comidas. ¿Por qué es buena la cúrcuma para bajar la tensión? Porque tiene efectos antiinflamatorios naturales, haciendo que las arterias puedan funcionar mucho mejor y reduciendo algunos de los riesgos que provoca la tensión alta y que hemos mencionado en las primeras líneas de este artículo. 

¿La tila baja la tensión?

Sobre todo, su beneficio es el de reducir el estrés y los nervios, por lo que también te va a ayudar a relajarte en caso de que te sientas alterado y, por tanto, evitarás que te suba la tensión. 

Poleo menta y tensión arterial

Tiene propiedades antiinflamatorias, antivirales y microbianas, además de tener efectos relajantes, por lo que viene genial para sentirse mejor en caso de que empecemos a notar las consecuencias de la tensión alta.

Ya ves que controlar la tensión, sus efectos e intentar reducirla o no padecerla es más sencillo de lo que padece. Por supuesto, hay factores, como los hereditarios, que no podemos controlar, pero sí que puedes hacer por terminar con aquellos que están en tu mano. ¿Te apuntas?

¿QUÉ TE HA PARECIDO? DEJA TU OPINIÓN.

Date de alta para poner tu comentario