Navegación Blog

Últimos posts

Ceremonias de té, un recorrido por el mundo

Ceremonias de té, un recorrido por el mundo

1762 Vistas 503 Liked

El ritual de tomar una taza de té quizás sea una de las ceremonias más antiguas que existen. Los estudiosos de esta materia aseguran que en China, allá por el año 2700 antes de Cristo ya realizaban rituales de té. Posteriormente, esta tradición se fue extendiendo por el resto de Oriente y en el siglo XVI llegó a Portugal, Holanda y, finalmente a Inglaterra.

Qué curioso, uno de los países a los que más tarde llegó esta infusión y, hoy en día, son los británicos los que más fama tienen con su ritual del té de las cinco.

En una ceremonia del té británica nunca soples el té

Comencemos entonces nuestro recorrido precisamente por Inglaterra, donde el té se ha convertido desde hace siglos en la bebida oficial. Los ingleses, y por extensión los británicos, convierten este ritual en una auténtica ceremonia rodeada de simbolismo. Antes de servir el té, se elige cuidadosamente la vajilla que va a acompañar a este ritual. Por lo que respecta a la hora, si bien se ha popularizado mundialmente el llamado té de las cinco, es también una tradición tomarlo entre las 15.00 y las 17.00 horas.

La cultura británica marca que el té sólo puede tomarse con leche o con limón (nunca los mezcles, por favor). El azúcar debe servirse en terrones y el protocolo marca que 2 terrones es lo máximo que se puede echar a una taza de esta infusión. La persona que invita al té es la que lo sirve (él o ella se servirá el último) y los invitados han de servirse poniendo la taza sobre un plato pequeño de té, nunca se levanta la taza para separarla del plato al ser servidos.

La bebida se sirve, por supuesto, en una tetera en la que se han puesto previamente las hojas de té y se ha vertido agua hirviendo. Es tradicional también en esta ceremonia inglesa del té, acompañar la bebida con finas pastas de mantequilla o tartas o bizcochos de fruta. También se sirve con alimentos salados como sandwiches de pepino, huevo, salmón, queso o tomate.

Por cierto, si te encuentras en una ceremonia inglesa del té y éste se ha servido muy caliente, no se te ocurra soplar el contenido de la taza porque este acto es considerado de mala educación. Debes darle vueltas con una cucharilla de manera suave.

En Japón, puedes hacer ruido al absorber el té: serás el más agradecido

En el país nipón, el ritual del té no tiene nada que ver con el refinamiento de los ingleses. Para estos orientales, la ceremonia del té implica algo más profundo que conlleva valores añadidos de respeto, pureza, armonía, tranquilidad, unión, agradecimiento... Es una ceremonia llena de espiritualidad en la que en primer lugar se suele servir una comida ligera.

El anfitrión prepara, primero, las tazas tradicionales para beber el té. Son de porcelana con delicados dibujos impresos en ellas. Una vez elegida la taza, se procede a elaborar el té, (que suele ser del tipo matcha  en un gran cuenco y para servirlo se hace uso de un cucharón con el que se coge la infusión y se vierte en la taza. Lo que sobra, se vuelve a incorporar al cuenco.

Los invitados han de estar arrodillados y acercarse de rodillas al anfitrión para recoger la taza de té. Hay también otra variedad ceremonial en la que el anfitrión ofrece una taza a los comensales y éstos se la van pasando después de beber cada uno y limpiar el borde. Al finalizar, se entrega de nuevo la taza al anfitrión mostrando gran respeto y agradecimiento.

En ambos rituales el cuenco de té se coge con las dos manos y antes de beber se debe realizar una inclinación en señal de agradecimiento. En Japón es de buena educación sorber (hacer ruido) al beber, para la cultura nipona es un signo de gratitud hacia la persona anfitriona y, además, sorber el té es una manera de trabajar al unísono el sentido del olfato y del gusto.

China: llena tu taza de té y de sentimientos positivos

En el país que descubrió el té, la ceremonia marca que hay que utilizar tres teteras. La primera sirve para calentar el agua, la segunda para infusionar las hojas de té  y la tercera tetera se utiliza para servirlo. El anfitrión o anfitriona es quien llena las tazas (que no tienen asas y han sido previamente calentadas en agua tibia) sólo hasta la mitad o un cuarto de las mismas. El resto del recipiente debe ser llenado por el invitado con emociones positivas (amistad, agradecimiento, respeto...). Las tazas se cogen con las yemas de los dedos.

Todos los movimientos que se realizan en el ceremonial del té tienen un simbolismo muy marcado. Se realizan para mostrar respeto al agua con la que se va a elaborar la infusión, aprecio a las hojas de té y consideración, sobre todo, a los invitados que van a poder degustar la infusión. El concepto de pureza también está muy presente en la ceremonia China, lo puro de espíritu y de mente, una pureza que a través del té introducimos en nuestro organismo.

Tanto en China como en Japón es habitual ofrecer una taza de té como muestra de respeto y agradecimiento. Asimismo, en estos dos países la ceremonia del té se practica como meditación.

India, símbolo de cortesía

En este país asiático, el ritual de esta infusión viene marcada por un té negro  que se infusiona con leche. En la india se suele añadir canela, jengibre, anís, jengibre, clavo o pimienta. El té se suele servir también con finas galletas. En India, como en la mayoría de regiones orientales, ofrecer una taza de té es símbolo de cortesía, incluso en las calles de muchas ciudades hay puestos en los que se pueden consumir una deliciosa taza de té.

En Marruecos se bebe en vaso pequeño de cristal

Así como la tradición británica marca que el té se tiene que beber en taza, en Marruecos (y por extensión en la mayoría de los países africanos) el té se sirve en vaso de cristal de tamaño pequeño. La tradición marca que el té a la menta es el más utilizado para un auténtico ritual.

Se prepara sobre una bandeja de metal, con teteras también de este mismo material en las que se vierte el agua hirviendo. A la hora de servirlo, también la tradición marroquí contrasta con la británica, ya que si bien los europeos sirven el té muy cerca de la taza y sin que haga apenas ruido, en Marruecos la tetera se eleva considerablemente del vaso para que, al echar el té, éste “rompa” para que surja una suave espuma potenciando de esta manera su aroma y sabor. Los vasos en los que se sirve son de tamaño pequeño y suelen ser de colores muy vivos y variados.

Si viajas a Marruecos y te ofrecen una taza de té, nunca la rechaces ya que se considera una ofensa y una falta de respeto y educación.

En España, más digestivo que espiritual

En nuestro país, al igual que en casi todo el resto de Europa, la manera de tomar el té no entraña tanta espiritualidad como en los países orientales. Sin embargo, es una tradición cada vez más arraigada optar por este tipo de infusión tanto en el desayuno como para después de la comida o la cena. Aquí, el recipiente en el que lo tomamos suele variar ya que se degusta igualmente en taza de porcelana, de cerámica o en vaso de cristal, generalmente de gran tamaño.

Muy frecuentemente optamos por consumirlo en bolsitas o pirámides de té individuales, aunque también se consume en hojas, ya sean enteras o en polvo. Las bolsitas nos permiten consumir esta infusión de una manera más rápida, al contrario de lo que sucede en las sociedades orientales... ¡Cuánto tenemos que aprender aún de ellas!

En Nueva York muy al estilo británico

Aunque parezca mentira, en EEUU no sólo se consume café. El té es una de las bebidas más populares de los norteamericanos. Aquí podemos encontrar auténticos salones de té que ofrecen esta bebida acompañándola de galletas, bollos y sandwiches, al estilo británico. La hora del té en América del Norte varía respecto a la británica ya que, normalmente, se suele tomar entre las 13.00 y las 16.00 horas.

Consejo para disfrutar de todo el sabor del té

Un último consejo que vale para todas las ceremonias anteriores. Para que el té sea más sabroso y no pierda su aroma, su olor ni su sabor hay que limpiar la tetera sólo con agua. No se deben utilizar tan siquiera estropajos, trapos o esponjas y, por supuesto, nada de jabón. Los expertos teteros aseguran que esta manera de proceder a la hora de limpiar la tetera, hace que se cree en el interior de la misma una película que mejora notablemente las propiedades de esta bebida, así que, ¡buen provecho!

¿QUÉ TE HA PARECIDO? DEJA TU OPINIÓN.