Navegación Blog

Últimos posts

Cúrcuma propiedades y cómo tomarla

Cúrcuma propiedades y cómo tomarla

2274 Vistas 52 Liked

No sé si has tenido la ocasión de ver un gran cesto de cúrcuma, pero te garantizo que es una preciosidad. Y es que la cúrcuma tiene un color llamativo, un olor particular y una textura única y suave que si no fuera por temas de salubridad, te podrías sumergir y bañarte en él. 

No, no: no me llames exagerada. Existe el baño de cúrcuma para ayudar a mejorar la piel, especialmente las pieles dañadas. Así que si alguna vez tienes tiempo y curiosidad, haz una búsqueda rápida por Internet y ponlo en práctica. Luego nos cuentas.

Pero hoy no vamos a hablarte de esos baños que suenan fenomenal, sino de las propiedades de la cúrcuma, sus beneficios, cómo se toma y algunas recetas que puedes elaborar con esta especia procedente de la India, que se viene empleando desde hace siglos en diferentes cocinas del mundo y que te recomendamos, tú también utilices en la tuya. ¡Empezamos!

¿Qué es la cúrcuma?

Es cierto, la cúrcuma, aunque siempre nos la presentan en forma de polvo, en su origen es una planta con una raíz extensa y de un intenso color amarillo, que cuenta con unas hojas largas y brillantes.

También es conocida como el azafrán de raíz y se dice que es oro en polvo, debido al color con el que se queda cuando esta planta se trata para que pueda ser consumida por el gran público. Se vende tanto cúrcuma natural, como cúrcuma ecológica, cuya calidad es superior a la anterior.

El sabor de la cúrcuma es muy particular, ya que en un primer momento parece suave, pero luego se nota ese toque picante que tanto le caracteriza. Una característica que se percibe a la perfección en nuestra infusión de cúrcuma y cacao, con ese contraste entre el dulzor del cacao y el toque picante de la cúrcuma. Sorprende y resulta muy agradable a todas las personas que lo han probado. ¿Lo has hecho tú?

¿Cómo se toma la cúrcuma y para qué sirve?

Hay alimentos y condimentos que se ponen de moda, la gente los empieza a tomar o los ven anunciados por todas partes, pero realmente no conocen bien las propiedades o los usos que se pueden hacer de ellos. Una pena porque, por lo general, esto hace que no se terminen de aprovechar del todo.

Por eso, una de las preguntas que nos han hecho en más de una ocasión a través de Internet o cuando hemos ido a mercados es la de “¿para qué sirve la cúrcuma?”, y lo cierto es que la respuesta puede ser muy extensa, pero como puede ser que tú también te la estés haciendo, te vamos a mencionar algunos de esos usos.

El primero de ellos y que conoces muy bien, es su uso en la cocina. Un uso muy antiguo, especialmente en la cocina india, su país de origen, pero también en otros como Marruecos, Túnez y otros países de África; por ende, esta especia también es bastante utilizada en países como Francia o Inglaterra, por la relación histórica que tienen con algunos de los países mencionados.

Otro de los usos de esta especia es el de tomarla como bebida natural y, de hecho, son famosas algunas combinaciones como la leche de cúrcuma que, si no la has probado, tienes que hacerlo ya, porque está buenísima.

Y, por supuesto, la cúrcuma también se utiliza en medicina natural. Se dice que sus efectos son similares a un ibuprofeno, gracias a sus propiedades antiinflamatorias, pero no podemos dejar de recordar que se trata de una especia y, por tanto, puede reducir síntomas, pero las dolencias más fuertes es necesario que sean tratadas por un especialista en la materia.

Además, la cúrcuma también se utiliza mucho en temas relacionados con la belleza y el bienestar, de ahí que, unido al tema de salud, la cúrcuma para adelgazar sea una de las búsquedas más recurrentes desde hace algunos años. Y es que, efectivamente, ayuda a activar el metabolismo y a quemar grasas, pero para ello será necesario hacer ejercicio de manera habitual y, por supuesto, llevar una alimentación sana y equilibrada. 

Propiedades de la cúrcuma

Se habla mucho de las propiedades curativas de la cúrcuma, pero no todas son ciertas o no todas están demostradas, así que lo que vamos a hacer es centrarnos en aquellas que sí que están demostradas por diferentes estudios serios, elaborados en diferentes universidades del mundo. 

  • Alivia la artrosis: gracias a las propiedades antiinflamatorias de la curcumina. Eso sí, se trata de aliviar dolores que no sean los correspondientes a las grandes crisis que sufren, de vez en cuando, las personas que tienen artrosis. En estos casos y para prevenirlos, se recomienda tomar cápsulas que contengan un 95% de cúrcuma concentrada.
  • Protege al cerebro del Alzheimer: por supuesto, siempre y cuando no se encuentre ya la persona diagnosticada de esta enfermedad. Por esta razón, tomar infusiones que contengan cúrcuma, desde la juventud, siempre ayudará a nuestra mente.
  • Cuidar la piel: sobre todo, en lo que a pieles sensibles o pieles envejecidas se refiere. La cúrcuma ayuda a mantenerla más tiempo joven y a que las células se sigan renovando. 

Relacionada con el tema de la salud, otro de los puntos por los que nos preguntas muchas veces es si se puede tomar cúrcuma durante el embarazo. Existen diferentes versiones, pero lo cierto es que en ningún caso se desaconseja la cúrcuma, aunque sí que re recomienda bajar su dosis de consumo y, en caso de que, de manera habitual, no tomes cúrcuma, que no empieces a hacerlo en el embarazo.

Después, durante la lactancia, tal y como se indica desde el portal E-Lactancia.org, el riesgo de que el bebé se contamine porque la madre tome infusiones de cúrcuma o ponga cúrcuma en la comida, son muy bajos. 

Beneficios de la cúrcuma

Además de los que ya acabamos de mencionar y que hacen referencia a las propiedades de la cúrcuma, otros beneficios de esta especia son: 

  • Ayuda a tratar los síntomas provocados por una depresión. De hecho, un estudio realizado en la universidad india de Gujarat ha demostrado que los efectos son muy similares a cuando se toman Prozac (medicamento para tratar la depresión).
  • Protege contra la colitis ulcerosa: además de reducir el número de recaídas en las personas que ya la han sufrido.
  • Alivia las malas digestiones: por eso viene genial añadirle una cucharadita a platos que ya anticipamos que pueden causarnos este trastorno, como por ejemplo, comidas pesadas o legumbres.
  • Es depurativa: por lo que ayuda a limpiar nuestro organismo y esto, a su vez, se traduce también en que, por ejemplo, el aspecto de nuestra piel mejora. 

¿Cómo tomar cúrcuma?

La manera más habitual de consumir la cúrcuma es echando una o dos cucharaditas de cúrcuma en polvo en los platos que vayamos a consumir. 

Otra de las fórmulas más habituales y que solemos ver en farmacias o parafarmacias, es la cúrcuma en cápsulas cuyo concentrado, como hemos dicho antes, viene genial para combatir los dolores de la artritis o el malestar de las malas digestiones.

Sin embargo, cada vez se estila más (al menos en los países donde no hay tanta costumbre de consumir esta especia) tomarla en infusión. De hecho, una de las infusiones más comunes y más de moda en los últimos tiempos es la de cúrcuma y jengibre.

Pero sola, la infusión de cúrcuma también resulta muy agradable y es la mejor manera de disfrutar de todas las propiedades que nos aporta el té de cúrcuma. 

Por cierto, hablando de cúrcuma consumida como bebida, no podemos dejar de mencionar el chai cúrcuma. Una variedad que en Aromas de Té elaboramos con Té negro, trozos de canela, rodajas de raíz de cúrcuma, trozos de jengibre, anís, pimienta negra, clavo, semillas de cardamomo, chiles y cardamomo entero.

Y si el chai cúrcuma está de moda, lo que seguro has leído en revistas de salud o alimentación, en más de una ocasión, es el cúrcuma latte o leche de cúrcuma. Una bebida que se toma caliente, que ayuda a mejorar nuestras defensas y que se elabora con leche, cúrcuma, otras especias como el clavo, la pimienta negra o el cardamomo).

Cocinar con cúrcuma

Si quieres poner en práctica lo de cocinar con cúrcuma, te recomendamos 3 recetas súper fáciles, donde puedes utilizar la cúrcuma como especia: 

  • Pollo de cúrcuma: en este caso es recomendable que pidas el pollo deshuesado para que lo puedas hacer como si lo fueras a guisar, pero añadiendo un par de cucharaditas de cúrcuma. Te va a sorprender el toque que le da y, además, no queda nada picante. ¿Te cuento un secreto? Si le añades una bolita de anís, el resultado es todavía mejor.
  • Pasta de cúrcuma: si eres de las personas a las que les gusta consumir la pasta lo más natural posible, pero te resulta aburrida si no le añades nada, prueba a añadirle un par de cucharaditas cuando la cueces y verás cómo cambia el sabor. En el caso del arroz con cúrcuma, que también es muy popular en otros países, puedes añadírselo, lo mismo que le añades el colorante a la paella, cuando la preparas.

Y esto ha sido todo por hoy, pero será un placer que tú nos cuentes si utilizas o no la cúrcuma en tu día a día y si tienes alguna receta o truco que quieras compartir con nosotros. ¡Nos encantará leerte!

¿QUÉ TE HA PARECIDO? DEJA TU OPINIÓN.